Menu

El pronostico de alta demanda del petróleo, provoca un alza en el precio.

Con la transición energética se pretende abandonar en los próximos años de forma paulatina los combustibles fósiles. Pero la realidad es que hoy por hoy el petróleo no sólo sigue siendo imprescindible para el funcionamiento de la economía, sino que además está siendo cada vez más caro y en un contexto de elevada inflación.

El barril de Brent mantiene su escalada al alza, que ya lleva varias sesiones. Roza los 88 dólares, los niveles más altos desde octubre del 2014 y ya tiene casi a tiro los 90 dólares. Hace un año estaba en 55. Ahora varios analistas, como el influyente banco de inversión Goldman Sachs, no dudan en pronosticar que llegará a los 100 dólares a partir del tercer trimestre de este año.

En el actual encarecimiento pesan varios factores. Algunos circunstanciales, que inciden en el lado de la oferta. Como por ejemplo una tormenta de nieve colosal en Canadá (el país tiene grandes reservas de crudo, aunque de una variedad costosa de extraer). O la reducción de la producción por motivos técnicos en Libia y Nigeria.

Asimismo, un ataque el pasado lunes en las instalaciones petroleras en Abu Dabi con un dron por parte de rebeldes de Yemen ha vuelto a encender la alarma sobre los riesgos geopolíticos que planean sobre un área del mundo donde se produce el 40% del petróleo que se transporta por mar.

En cuanto a la demanda, está siendo superior a la que se esperaba en un primer momento, cuando las olas de la pandemia en diciembre truncaron la recuperación
global. Tal como señala la Organización de Países Exportadores
de Petróleo (OPEP) en su último informe mensual se confía en que los mercados petroleros mundiales permanezcan “bien respaldados” este año por una demanda sólida, con un repunte esperado de 4,2 millones de barriles por día (mb/d) para llegar a 100,8 millones, una cifra superior a la que había antes de la pandemia.

Este grupo de países también reiteró su predicción de que “se prevé que el impacto de la variante ómicron sea leve y de corta duración”, algo que parece cada vez más cierto. Así las cosas, todo hace pensar que el cártel (y sus aliados, con Rusia, por un total de 23 estados) no va a acelerar los ritmos de extracción ya previstos, ni va a inundar el mercado con más oro negro, lo que haría bajar las cotizaciones.

En cambio, ya han pasado pocos días desde el comienzo del 2022 y los precios del petróleo han aumentado un 12% este año a medida que se desvanecen los temores sobre el impacto del virus en la demanda, lo que incita, por ejemplo, a los operadores a pagar primas más y más altas para los cargamentos de crudo en Asia.

La incógnita de Ucrania también forma parte del juego. Porque con los precios del gas que siguen elevados, si Rusia –el gran suministrador del gas europeo– se involucrara en un conflicto con Kíev, las cotizaciones de esta materia prima podrían subir todavía más. Y un gas más caro añadiría más leña al fuego del petróleo, ya que haría “aumentar una demanda de diésel y de gasoil como sustitución del gas natural todas las veces que esto sea posible”, anotaba Bjarne Schieldrop, analista de SEB.

Al presidente de EE.UU., Joe Biden, que ya ha liberado reservas estratégicas, le queda como última bala el fracking. Con los precios en estos niveles, esta costosa técnica de perforación en la roca empieza a ser más rentable. De hecho, la producción en la cuenca del Pérmico de Texas y Nuevo México ha subido un 5%.

 

Fuente. La Vanguardia

Autor: PIERGIORGIO M. SANDRI

 

La resurrección del petróleo

gestores-hidrocarburos-carburantes-madel-asesores

Hace pocas semanas todo parecía perdido para el petróleo. La aplastante irrupción de la variante ómicron y sus previsibles consecuencias sobre la economía y la movilidad hundieron el precio del crudo un 11% en una sola jornada, generando cierto pánico en los inversores. Las caídas continuaron y el Brent llegó a perder el nivel de los 70 dólares (tras haber tocado los 87 semanas antes). Sin embargo, hoy, un mes y poco después, el petróleo cotiza de nuevo holgadamente por encima de los 80 dólares y el foco vuelve a ponerse en la incapacidad de la oferta para abastecer a la demanda. ¿Qué ha pasado en el mercado para ver este vuelco?

 

El petróleo parece tener más vidas que un gato. El fin del crudo 'caro' se ha anunciado en repetidas ocasiones, pero el 'oro negro' siempre vuelve a resurgir. En esta ocasión han sido, fundamentalmente, dos los factores del cambio: ómicron no es tan temible como se esperaba y la producción de crudo tiene problemas inesperados en algunos países importantes. El resultado es un petróleo Brent, referencia mundial, que cotiza por encima de los 82 dólares el barril, mientras que el West Texas lo hace por encima de los 79 dólares.

De una caída en la demanda masiva a un problema de oferta

"Las preocupaciones sobre una caída masiva en la demanda de petróleo se han desvanecido ahora que ha quedado claro que ómicron genera síntomas de mayor levedad que las variantes anteriores del virus, lo que significa que probablemente no habrá restricciones masivas de movilidad", aseguran Daniel Briesemann, Carsten Fritsch y Barbara Lambrech, economistas de Commerzbank en una nota.

 

 

 

Esta mejor perspectiva es la razón por la que Arabia Saudí no ha tocado demasiado los precios de su petróleo para febrero, cuando realmente se esperaba una rebaja intensa en los precios. El mercado ha dado un vuelco en cuestión de días: de la preocupación de la demanda, a los problemas de la oferta que han llegado de forma inesperada por varios frentes al a vez.

Problemas en Libia, Kazajistán y Canadá

Por un lado, en América del Norte, el frío ha congelado algunos oleoductos que llevan petróleo desde la prolífica región de Alberta (Canadá) a EEUU. "Según varias informaciones, la producción de petróleo en Alberta se ha desacelerado debido a las condiciones extremadamente frías. El oleoducto Keystone cerró temporalmente a principios de la semana pasada, aunque las operaciones se han reanudado", aseguran los analistas de ING.

 

Mientras que en EEUU, el fuerte frío estaría ya impactando en la producción de petróleo en la región de Bakken en Dakota del Norte, que produce alrededor de 1,1 millones de barriles por día.

Por otro lado, los economistas de Commerzbank destacan los disturbios en Kazajistán, que han alimentado los temores de que la producción de petróleo se detenga en uno de los grandes aliados de Rusia. Kazajistán produce alrededor 1,7 millones de barriles de petróleo crudo por día, lo que le convierte en un productor notable dentro de la OPEP+.

Otro de los países del cartel con problemas de producción es Libia, donde el bombeo de crudo se ha reducido hasta los 729.000 barriles por día, según la estatal National Oil Corporation (NOC). Antes de sufrir estos problemas derivados el conflicto interno que vive el país y dificultades técnicas, la producción libia era 1,1 millones de barriles por día.

Qué hará el petróleo en 2022

Estos problemas en la oferta están llevando al petróleo a registrar subidas de calado en los últimos días y semanas. Sin embargo, a medio plazo la oferta podría volver a superar a la demanda, siempre que no se produzcan eventos inesperados. Ahora mismo, "el mercado está descontando el menor impacto de ómicron y los cortes de suministro en varios países. En las pocas sesiones que llevamos de 2022 todo parecen buenos argumentos para la hipótesis del superciclo del petróleo, que se basa en el supuesto de una demanda floreciente que supera a la oferta, lo que empujaría a los precios del petróleo hacia los 100 dólares el barril", señalan desde Unicredit en una nota.

No obstante, desde el banco italiano creen que esta historia no se sostendrá por mucho tiempo y que el mercado pasará de la falta de petróleo al 'exceso de petróleo' en cuestión de meses, a medida que se corrijan las interrupciones inesperadas y que la OPEP siga aumentando su producción, "lo que presionará a la baja los precios del Brent hasta los 70 dólares el barril, aunque existe un riesgo nada despreciable de que la oferta no se ajuste a tiempo", reconocen los expertos de Unicredit.

 

Fuente: El Economista

Autor: Vicente Nieves

La resurrección del petróleo

gestores-hidrocarburos-carburantes-madel-asesores

Hace pocas semanas todo parecía perdido para el petróleo. La aplastante irrupción de la variante ómicron y sus previsibles consecuencias sobre la economía y la movilidad hundieron el precio del crudo un 11% en una sola jornada, generando cierto pánico en los inversores. Las caídas continuaron y el Brent llegó a perder el nivel de los 70 dólares (tras haber tocado los 87 semanas antes). Sin embargo, hoy, un mes y poco después, el petróleo cotiza de nuevo holgadamente por encima de los 80 dólares y el foco vuelve a ponerse en la incapacidad de la oferta para abastecer a la demanda. ¿Qué ha pasado en el mercado para ver este vuelco?

 

El petróleo parece tener más vidas que un gato. El fin del crudo 'caro' se ha anunciado en repetidas ocasiones, pero el 'oro negro' siempre vuelve a resurgir. En esta ocasión han sido, fundamentalmente, dos los factores del cambio: ómicron no es tan temible como se esperaba y la producción de crudo tiene problemas inesperados en algunos países importantes. El resultado es un petróleo Brent, referencia mundial, que cotiza por encima de los 82 dólares el barril, mientras que el West Texas lo hace por encima de los 79 dólares.

De una caída en la demanda masiva a un problema de oferta

"Las preocupaciones sobre una caída masiva en la demanda de petróleo se han desvanecido ahora que ha quedado claro que ómicron genera síntomas de mayor levedad que las variantes anteriores del virus, lo que significa que probablemente no habrá restricciones masivas de movilidad", aseguran Daniel Briesemann, Carsten Fritsch y Barbara Lambrech, economistas de Commerzbank en una nota.

 

 

 

Esta mejor perspectiva es la razón por la que Arabia Saudí no ha tocado demasiado los precios de su petróleo para febrero, cuando realmente se esperaba una rebaja intensa en los precios. El mercado ha dado un vuelco en cuestión de días: de la preocupación de la demanda, a los problemas de la oferta que han llegado de forma inesperada por varios frentes al a vez.

Problemas en Libia, Kazajistán y Canadá

Por un lado, en América del Norte, el frío ha congelado algunos oleoductos que llevan petróleo desde la prolífica región de Alberta (Canadá) a EEUU. "Según varias informaciones, la producción de petróleo en Alberta se ha desacelerado debido a las condiciones extremadamente frías. El oleoducto Keystone cerró temporalmente a principios de la semana pasada, aunque las operaciones se han reanudado", aseguran los analistas de ING.

 

Mientras que en EEUU, el fuerte frío estaría ya impactando en la producción de petróleo en la región de Bakken en Dakota del Norte, que produce alrededor de 1,1 millones de barriles por día.

Por otro lado, los economistas de Commerzbank destacan los disturbios en Kazajistán, que han alimentado los temores de que la producción de petróleo se detenga en uno de los grandes aliados de Rusia. Kazajistán produce alrededor 1,7 millones de barriles de petróleo crudo por día, lo que le convierte en un productor notable dentro de la OPEP+.

Otro de los países del cartel con problemas de producción es Libia, donde el bombeo de crudo se ha reducido hasta los 729.000 barriles por día, según la estatal National Oil Corporation (NOC). Antes de sufrir estos problemas derivados el conflicto interno que vive el país y dificultades técnicas, la producción libia era 1,1 millones de barriles por día.

Qué hará el petróleo en 2022

Estos problemas en la oferta están llevando al petróleo a registrar subidas de calado en los últimos días y semanas. Sin embargo, a medio plazo la oferta podría volver a superar a la demanda, siempre que no se produzcan eventos inesperados. Ahora mismo, "el mercado está descontando el menor impacto de ómicron y los cortes de suministro en varios países. En las pocas sesiones que llevamos de 2022 todo parecen buenos argumentos para la hipótesis del superciclo del petróleo, que se basa en el supuesto de una demanda floreciente que supera a la oferta, lo que empujaría a los precios del petróleo hacia los 100 dólares el barril", señalan desde Unicredit en una nota.

No obstante, desde el banco italiano creen que esta historia no se sostendrá por mucho tiempo y que el mercado pasará de la falta de petróleo al 'exceso de petróleo' en cuestión de meses, a medida que se corrijan las interrupciones inesperadas y que la OPEP siga aumentando su producción, "lo que presionará a la baja los precios del Brent hasta los 70 dólares el barril, aunque existe un riesgo nada despreciable de que la oferta no se ajuste a tiempo", reconocen los expertos de Unicredit.

 

Fuente: El Economista

Autor: Vicente Nieves

El petróleo despega tras decisión de OPEP + de aumentar levemente producción

Los precios del petróleo terminaron en alza el martes, acogiendo con serenidad el anuncio de un aumento limitado en la producción de los países sujetos al acuerdo Opep +.

En Nueva York, el barril de West Texas Intermediate (WTI) para entrega en febrero ganó un 1,19%, para cerrar en 76,99 dólares.

 

De su lado, en Londres, el barril de Brent del Mar del Norte para entrega en marzo cerró con un alza del 1,29% al llegar hasta 80 dólares exactos.

Esta es la primera vez desde el 25 de noviembre, un día antes de que se identificara la variante ómicron de coronavirus, que el Brent finaliza una sesión a 80 dólares o más.

Tras su reunión, los miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), y sus aliados del acuerdo OPEP +, mantuvieron el rumbo marcado en julio de un incremento mensual de 400.000 barriles diarios.

Este moderado incremento preocupa menos al mercado ya que muchos operadores esperan que "el grupo produzca menos de los 400.000 barriles adicionales que anuncia", reaccionaron los analistas de TD Securities.

"El mercado tiene la sensación de que no vamos a ver mucho petróleo adicional", estimó Michael Lynch, presidente de Strategic Energy & Economic Research (SEER)..

Los comerciantes ahora están al tanto del informe sobre el estado de las existencias de petróleo en Estados Unidos, que se publicará el miércoles.

Los analistas pronostican una fuerte caída de 3,6 millones de barriles para la semana que terminó el 31 de diciembre, según la agencia de noticias Bloomberg. Este sería el sexto descenso consecutivo.

 

Fuente: infobae.com

Ribera dobla la presión sobre las petroleras para que introduzcan biocarburantes en el surtidor

El Gobierno duplica la multa por no cumplir la cuota del 10% e intenta frenar el aumento del fraude en el sector. Los 'ecocombustibles' encarecen entre 5 y 6 céntimos el litro de gasolina.

El Ministerio de Transición Ecológica que dirige Teresa Ribera dobla su presión sobre las petroleras para que introduzcan más biocarburantes en el combustible que venden a sus clientes y contribuyan a impulsar la transición ecológica en el sector del transporte.

La Secretaría de Estado de Energía, Sara Aagesen, ha optado por duplicar el coste de la 'sanción' que los grupos tienen que afrontar si no cumplen con la cuota de carburantes 'verdes' del 10% exigida a partir del próximo 1 de enero. La medida busca frenar el fraude desatado en el sector y la práctica de varios operadores petrolíferos que preferían hacer frente a esta multa antes que introducir la gasolina de origen renovable. Esto les daba una ventaja competitiva de entre cinco y seis céntimos por litro, tal y como denuncian en la patronal petrolera AOP, de la que forman parte grupos como Repsol, Cepsa o BP.

La respuesta del Gobierno hace frente solo a una parte del problema, pero deja fuera lo realmente importante: la veintena de empresas que no introduce en España los biocarburantes al ritmo que pide Ribera no llegan nunca a pagar la "compensación" obligatoria que deberían afrontar por no hacerlo, y esto ha generado en los últimos cinco años un agujero para el Estado de 193 millones de euros, tal y como publicó EL MUNDO.

Las grandes petroleras reclaman que se instauren garantías financieras a las empresas que operen en la distribución mayorista de carburantes, de tal forma que si no cumplen el objetivo de biocarburantes sí puedan afrontar el pago a la Administración. Sin embargo, el Ministerio de Economía que dirige Nadia Calviño es reticente a la medida al considerar que esto supondría restricciones a la competencia en un mercado que aún está fuertemente dominado por un grupo reducido de compañías.

A partir del 1 de enero, las compañías que no puedan introducir un 10% de biocarburantes en sus productos tendrán que hacer frente a un pago compensatorio de 1.623 euros por tonelada, frente a los 763 euros actuales. "Esta revisión se considera necesaria a la vista de la evolución al alza del diferencial entre las cotizaciones de los biocarburantes y las de los carburantes fósiles sustitutivos en los últimos meses. Este diferencial podría suponer un incentivo para la realización de pagos compensatorios por parte de los sujetos obligados hasta el porcentaje máximo de las obligaciones que pueden cumplirse mediante el uso de este mecanismo de flexibilidad, en detrimento de la venta o consumo de biocarburantes para cumplir los objetivos regulados", señala Transición Ecológica en una resolución firmada por Aagesen.

 

Fuente: elmundo.es

 

 
 

Sigue adelante la huelga de transportistas para Navidad

El Ministerio de Transportes se compromete a presentar la próxima semana un paquete de medidas

 

El paro patronal del transporte de mercancías por carretera convocado entre los días 20 y 22 de diciembre se mantiene. Por ahora. El colectivo se ha reunido hoy con una delegación del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma) encabezada por la secretaria de Estado de Transporte, Isabel Pardo de Vera. Y aunque el sector reconoce que ha sido un encuentro constructivo, no ha sido definitivo para desconvocar la huelga. “La reunión con el Ministerio ha sido fructífera tras comprometerse a presentarnos la semana que viene un plan con medidas urgentes sobre nuestras reivindicaciones, pero la convocatoria de paros sigue adelante”, según ha explicado a LA RAZÓN Juan José Gil, secretario general de la patronal Fenadismer, una de las convocantes de los paros junto a Astic y la CETM.

Ambas partes han estado reunidas durante más de tres horas y media por primera vez tras el anuncio del cierre patronal para la víspera de Navidad. El Mitma ha declarado en los últimos días que hay tiempo para arreglar la situación y que su objetivo es evitar la paralización de la actividad en fechas clave para el transporte. “El Ministerio ha expresado la clara voluntad para alcanzar, dentro de la negociación y dialogo que caracteriza al comité, como cauce de participación integrada y firme defensor de los intereses del sector, acuerdos que permitan avanzar hacia la sostenibilidad económica, social y ambiental del sector del transporte de mercancías por carretera”, han explicado desde el departamento que dirige Raquel Sánchez. Pero las asociaciones de camioneros mantienen las movilizaciones “hasta que veamos qué nos han presentado desde el Ministerio y si da soluciones a nuestros problemas”. No obstante, desde Astic se han mostrado optimistas sobre la posibilidad de resolución del conflicto, aunque prefieren mantener la discreción sobre las negociaciones y la cautela.

Problemas

Las reivindicaciones de los transportistas pasan, en buena medida, por el conflicto existente entre camioneros y cargadores. Pese a que la ley deja claro que los camioneros no tienen que hacer la carga y descarga, sí deja la puerta abierta a que se negocie entre las partes. Según indica el Ministerio, es un problema “de índole privada” ya que las empresas de transporte “buscan una ventaja competitiva de unas empresas de transportes frente a otras, para conseguir el contrato, por lo que transportistas cierran acuerdos con los cargadores que establecen que el camionero realiza esta carga y descarga, una actividad física que dificulta la entrada de las mujeres al sector”, señala.

El segundo de los problemas está relacionado con el precio de los carburantes, sobre el que ocurre algo parecido. Los transportistas pueden establecer una cláusula de revisión de precios, “pero suelen renunciar a ella para ganar una ventaja competitiva, por lo que acaban ellos asumiendo la gran subida que está experimentando el diésel”, explica. El Gobierno ya está aplicando una política de revisión de precios, “pero solo en los contratos en los que sí puede hacerlo”, es decir, en “licitaciones públicas”, como ya lo está haciendo Adif para “desbloquear la paralización de las obras en vías de tren”, que las constructoras no podían asumir por el elevado precio de las materias primas.

En tercer lugar, las patronales, y en esto también coinciden los sindicatos, reclaman áreas de descanso en las carreteras seguras y vigiladas. Indican desde el Ministerio que esto requiere “de financiación y la conservación de carreteras ya está en déficit, unos ‘números rojos’ que la introducción de peajes en las autovías podría corregir, así como incentivar la introducción de áreas seguras de descanso para los camioneros”. Es este último asunto sobre el cual las empresas ya han empezado a presionar al Gobierno para evitar que los transportistas se vean afectados por estos futuros peajes, el cuarto de los problemas. Sin embargo, el Gobierno cifra en 355 millones de euros el importe que ya les ha ahorrado con el levantamiento de peajes en más de 1.000 kilómetros de autopistas en los últimos tres años.

Las conversaciones iniciadas se prolongarán en la próxima semana, “con el compromiso por parte de la Administración de proponer un paquete de medidas de implantación efectiva para su discusión con el sector, pero sin que se haya obtenido resultado concreto estimable”.

 

Fuente: larazon.es

Autora: Raquel Sánchez

 

Gasolineras lowcost: ¿afecta esta gasolina a mi motor?

 

Por lo que nos cuestan 50 litros de carburante en una estación de servicio de marca, podemos cargar hasta 55 litros en una gasolinera barata. La diferencia es notable, pero ¿tienen la misma calidad ambos combustibles? La duda es razonable porque tendemos a creer que lo caro es mejor. Pero en este caso, no tanto. Hay matices que llevan a pensar que el sobreprecio no siempre merece la pena.

Cualquier gasolina o diésel que se vaya a distribuir en España tiene que ser entregada al sistema logístico español, o sea, a CLH, ahora renombrada como Exolum, y ajustarse a sus exigencias y especificaciones. El sistema funciona de forma parecida a como lo hacen las almazaras cooperativas. Todos los olivareros entregan su producción y reciben, una vez procesado el producto, el aceite proporcional a la aceituna que han facilitado.

Con los petroleros pasa más o menos lo mismo, solo que atendiendo a esas especificaciones legales que demanda la UE a través de CLH-Exolum, tanto si se trata de las gasolinas que luego se venden como baratas como las «deluxe».

«Los combustibles están muy regulados en España y en toda Europa porque generan muchos ingresos al Estado. Deben ajustarse a una normativa muy estricta y cumplir unas exigencias mínimas, tanto si se suministran en cualquiera de las gasolineras baratas como si los vende en una marca de prestigio. Además, todos los motores han sido desarrollados teniendo en cuenta que van a utilizar esos carburantes concretos», explica Bernardo Tormos, catedrático de Motores de la Universidad Politécnica de Valencia.

¿Entonces, qué sentido tiene repostar en una estación de servicio de prestigio? Los grandes petroleros tienen que justificarse para poder cobrar un precio mayor, y eso lo hacen aditivando el producto una vez que sale de CLH-Exolum, cuando está en la cisterna de camino a la estación de servicio. «Suelen añadirle más detergente, protectores contra la corrosión, o productos que evitan la formación de espuma», dice Bernardo Tormos. Eso no quiere decir que las gasolinas baratas no puedan llevar también esos extras. CLH-Exolum ofrece un paquete similar a los propietarios de estaciones de servicio low-cost. De ellos depende comprarlos o no, pero en cualquier caso sus combustibles sin esos añadidos están suficientemente testados, son legales y adecuados para cualquier tipo de automóvil que circule por nuestras carreteras.

 

Fuente: https://www.bolsamania.com/

EL PRECIO DEL PETRÓLEO SE RECUPERA TRAS EL GOLPE DE ÓMICRON

 

Los países de la OPEP+ han destacado que no planean por el momento cambiar su estrategia debido a la aparición de la nueva variante del coronavirus

 

Los mercados se recuperan tras el pánico por la nueva variante de covid en Sudáfrica. Las bolsas se anotan subidas superiores al punto porcentual y el petróleo también logra dejar atrás los fuertes descensos sufridos. El precio del barril Brent, de referencia en Europa, para entrega en enero rebota este lunes por encima del 4,5% después de desplomarse un 11,55% el pasado viernes, ante el temor a la expansión de nueva variante ómicron del coronavirus.

Este lunes, el precio del Brent sube un 4,6% en el mercado de futuros de Londres, hasta los 74,9 dólares. Por su parte, el West Texas, de referencia en Estados Unidos, se anota un 5% y su precio se sitúa en los 71,6 dólares por barril.

 

El pasado viernes los mercados de todo el mundo se vieron afectados por el miedo que ha despertado la nueva variante ómicron del coronavirus, lo que puede dar lugar a nuevas medidas de confinamiento y cierre de fronteras.

La OPEP no planea cambios de estrategia

Los países de la OPEP+ han destacado que no planean por el momento cambiar su estrategia debido a la aparición de la nueva variante del coronavirus que ha recibido el nombre de ómicron, informaron este lunes fuentes oficiales rusas.

"La aparición de nuevas cepas da lugar a análisis (sobre su impacto en la demanda de petróleo) en el mercado, porque se pueden tomar diferentes medidas restrictivas por los gobiernos de diferentes países, por lo que hay que ver cómo se desarrollará la situación", dijo el vice primer ministro ruso, Alexandr Novak. El representante ruso insistió en que ahora no es necesario tomar decisiones rápidas sobre la revisión de los planes de crecimiento.

 

Los miembros de la alianza, que agrupa a la Organización de Países Exportadores de Petróleo y sus aliados (incluida Rusia) no han solicitado una reunión urgente. "Tenemos programada una reunión para el 2 de diciembre, nadie ha pedido adelantar la fecha", señaló, citado por la agencia Interfax.

 

 

 

Fracaso en el intento de bajar el precio del petróleo

EEUU, China, Japón, India, Corea del Sur, y Gran Bretaña han abierto sus reservas estratégicas de petróleo y el precio ha subido un dólar

 

 

Ha sido un movimiento sin precedentes. Estados Unidos, China, Japón, India, Corea del Sur, y Gran Bretaña han abierto sus reservas estratégicas de petróleo. Y el precio ha subido un dólar. La medida estaba descontada por el mercado y, además, ha sido considerada insuficiente por los operadores. De hecho, los 50 millones de barriles que EEUU ha puesto en el mercado irán, en su mayor parte, simplemente a rellenar los stocks de las refinerías de ese país.

Tal vez el mejor ejemplo de ese fracaso -y de la subida de los precios- es que la cadena de tiendas de descuento de Estados Unidos 'Dollar Tree', famosa porque todo lo que tiene a la venta en las estanterías cuesta un dólar, va a subir los precios de la mayoría de los productos que vende a un dólar y 25 centavos. Es como si las tiendas 'Todo a un euro' de España decidieran que, a partir de ahora, todo va a ser a 1,25 euros.

 

El hecho de que esta masiva intervención en el mercado petrolero no haya tenido el más mínimo impacto no predice nada bueno para la inflación ni para los Gobiernos que, como el de EEUU, se están viendo sometidos a una creciente presión política para contener la subida de los precios. La gasolina y el gasóleo de calefacción están en su máximo de siete años en EEUU.

Nunca en la Historia los Estados habían liberado tanto petróleo. EEUU está inyectando una cifra récord, superior a la de sus mayores intervenciones, que tuvieron lugar hace treinta años, durante la ocupación de Kuwait por Irak, y diez, cuando la OTAN intervino en la guerra civil libia. Hay, además, otro factor: esta vez se trata de una intervención coordinada de seis países, entre ellos los cuatro mayores consumidores de petróleo: EEUU, China, Japón, y Corea del Sur. Ningún país de la UE ha participado.

La liberación de las reservas estratégicas de petróleo es una estrategia relativamente común para forzar el precio a la baja. Sólo EEUU tiene 754 millones de barriles en cavernas subterráneas en la región del Golfo de México, donde se concentran sus refinerías, para hacer frente a crisis de oferta o conflictos bélicos. Eso supone unos 35 días de consumo.

Hasta ahora, la Casa Blanca había tenido éxito en controlar la subida del precio del petróleo simplemente manejando las expectativas y amenazando con intervenir. Así, llevaba semanas dando a entender que intervendría, y, hace pocos días, anunció una investigación para determinar si las grandes petroleras coluden en mantener el precio en las estaciones de servicios artificialmente alto. Paradójicamente, ha sido pasar de las palabras a los hechos y dejar de frenar el repunte del precio.

Ayer, el congresista demócrata Ro Khanna, presidente del subcomité de Medio Ambiente de la Cámara de Representantes, amenazó con la prohibición de las exportaciones de petróleo por parte de EEUU, una medida controvertida, que según algunos no impactará el precio, dado que el valor del petróleo se fija en el mercado internacional. En Estados Unidos la exportación de petróleo estuvo prohibida desde que la primera crisis del petróleo golpeó al país a principios de los 70 hasta hace poco menos de una década, cuando el aumento de la producción de crudo debido al auge del fracking permitió a ese país producir petróleo por encima de su demanda.

 

Fuente: elmundo.es

Autor: Pablo Pardo

Los precios de la luz, gasolina y diesen seguirán subiendo mínimo hasta la primavera del 2022

El subidón de la factura eléctrica y del precio del combustible, la gasolina y el gasóleo, ha sido enorme durante este año. Según confirman las cifras del Instituto Nacional de Estadística (INE), el hachazo al bolsillo de los españoles es brutal: el precio de la luz se ha encarecido un 62,8% en España en el último año y ha acumulado varios récords históricos. 

Por su parte, la gasolina se ha encarecido un 26,5% (se acerca a su máximo histórico de 2012) y el gasóleo ha repuntado un 30,5% (está en máximos desde julio de 2014), según los datos del Índice de Precios de Consumo (IPC). Pese a ello, el precio medio sigue estando ligeramente por debajo de la mayoría de países de la Unión Euro

Críticas de las organizaciones de consumidores

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) advierte que "desde hace al menos 15 años no se producía una subida tan rápida e intensa del precio de los carburantes: desde noviembre de 2020 el precio medio de la gasolina 95 se ha incrementado un 32,2% (0,368 euros/litro) y el del gasóleo un 36,5% (0,370 euros/litro). Lo que, traducido a un repostaje de 50 litros, supone un coste extra para el consumidor de 18,4 y 18,5 euros en gasolina y en diésel, respectivamente.

El presidente de la Confederación de Consumidores y Usuarios (CECU), Fernando Móner, en declaraciones a 20minutos, califica de "inadmisible" la "enorme subida del precio del diésel y el sin plomo" y ha reclamado al Gobierno que "ponga freno de una manera rápida a este abuso y que no sea de una forma coyuntural".

Móner reclama al Ejecutivo central que "deje de abusar de la presión fiscal sobre la gasolina y el diésel". "No es de recibo que tras dos crisis fortísimas que han sufrido las clases medias y trabajadoras paguemos más de un 60% de impuestos por cada litro de los combustibles, sobre todo cuando el bolsillo está siendo castigado no solo por el encarecimiento de los combustibles, sino también por el subidón del precio de la energía eléctrica y por la subida del gas".

pea (como los salarios).  

Y muchos españoles se preguntan hasta cuándo, y hasta cuánto, seguirá subiendo el precio de la luz, la gasolina y el gas.

Jorge Mario Uribe, Profesor de los Estudios de Economía y Empresa de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), asegura, en declaraciones a 20minutos, que el precio de la luz seguirá subiendo el próximo año. "Las presiones seguirán hasta la primavera del próximo año. Esto lo proyecta así la Comisión Europea, luego se espera que cedan", pronostica. 

Mala noticia: problemas de abastecimiento de gas natural

No obstante, el precio final de la factura de la luz también incluye impuestos y cargos, que en España son más del 40% del total según datos de la misma Comisión Europea, agrega el profesor. "Como el Gobierno ha aprobado la disminución de estos impuestos y cargos, entonces esto compensará en parte la subida del coste de generación, atenuando un poco el impacto", indica Uribe. 

Como el Gobierno ha aprobado la disminución de impuestos y cargos a la luz, compensará algo la subida del coste de generación, atenuando el impacto

No obstante, admite que "es difícil prever un techo en la subida del precio". En su opinión las presiones al alza de los precios perdurarán hasta al menos la próxima primavera "ya que los niveles de inventarios de gas natural en la UE son históricamente bajos y el invierno apenas comienza". Además, "generalmente, la acumulación de inventarios en verano es mucho más alta que lo que lo fue este año". 

Pablo Abejas, CEO del Grupo Visalia, preguntado por  este diario por si seguirá encareciéndose el precio de la factura eléctrica y hasta cuándo, responde: "La previsión es difícil de determinar pero si los objetivos no cambian y no cambia la situación el precio se mantendrá alto durante un largo periodo de tiempo". En su opinión, "el verdadero mecanismo que puede utilizar el Gobierno para abaratar la energía es claramente reducir los peajes a la mínima expresión, al menos en un 75%, que ya nos ha advertido Bruselas por escrito que somos el país de la UE que tiene mayor importe de peajes y cargos ajenos al consumo de energía".

La gasolina y el diésel: panorama malo, pero no tanto

"En cuanto a la gasolina y el diésel el panorama es solo un poco mejor, con una oferta por parte de la OPEC que está subiendo más rápidamente y dependerá entonces de la reacción de las refinerías", explica.

¿Por qué sube tanto la factura eléctrica?

Según Jorge Mario Uribe, "el precio de la luz está subiendo básicamente debido a subidas históricas en lo corrido de 2021 del precio del gas natural, en los mercados de energía globales". 

El profesor de la UOC explica que el gas es utilizado por las centrales térmicas de ciclo combinado para generar electricidad. Cuando la demanda de electricidad por parte de hogares y empresas es más alta que la oferta proveniente de fuentes de generación como el sol y el viento, las hidráulicas, o las plantas nucleares, el excedente debe ser satisfecho con la generación de las centrales térmicas que es las más costosa". El precio que se paga por toda la generación, a todas las empresas, sin importar cuál insumo utilicen para generar la electricidad (sol, viento, agua, gas, carbón, etc.) es el que pone la fuente menos eficiente, en este caso, las centrales térmicas. 

Entonces, el mayor precio del gas como insumo de producción deriva en un mayor precio del mercado de electricidad. "Primero al mercado mayorista y de ahí inmediatamente a la factura de la luz de las personas, debido a las tarifas de precio dinámico", subraya.

Las exportaciones de gas desde Rusia se estancaron

"La subida del precio del gas natural está ocurriendo en el mundo entero, todos los índices de referencia de precios del gas en Europa o Norteamérica han subido dramáticamente en el último año. La razón de esto es que la recuperación económica después de la pandemia fue más rápida de la esperada", considera. 

Al respecto, el experto en energía de la UOC añade: "La economía necesita energía para funcionar. La oferta de gas por su parte no subió como se desearía, sobre todo las importaciones que Europa hace desde Rusia, las cuales se estancaron. Gazprom (en Rusia) y otras empresas no incrementaron sus ventas a Europa de la forma esperada, lo que produjo escasez de gas y la subida de los precios de la que hablamos antes".

¿Por qué sube el precio de la gasolina y el gasóleo?

El economista Jorge Mario Uribe indica que la gasolina y el diésel tienen como insumo el petróleo. "Esto es cerca de la mitad del precio que pagamos los consumidores finales por estos productos", recalca. 

El petróleo también ha presentado subidas históricas en lo corrido de 2021. La razón es la misma de arriba, una recuperación económica más fuerte de lo esperada, sobre todo en Asia, y entonces mayor demanda de petróleo. "Además, ante la escasez de gas natural de la que hablamos antes, los procesos industriales que pueden sustituir gas por petróleo lo han hecho, lo cual ha empujado al alza los precios del petróleo todavía más", apunta. 

Los precios del petróleo no han subido tanto como los de gas porque la OPEC sí ha incrementado su oferta de crudo proporcionalmente

"Vale la pena destacar, que los precios del petróleo no han subido tanto como los de gas porque la OPEC sí ha incrementado su oferta de crudo proporcionalmente. En todo caso, en estos mercados también existen movimientos especulativos, que refuerzan cualquier dinámica subyacente", explica el profesor de la Universitat Oberta de Catalunya. "A esto se le conoce como financialización del mercado y es algo muy identificado en la literatura. Por eso son tan volátiles los precios del petróleo, y cada vez más del gas también", concluye.

View older posts »

Buscador

Deja tu Comentario!

Actualmente no hay comentarios del blog