Menu

El petróleo repunta hasta máximos desde marzo, superando los 40 dólares por barril

 

El precio del petróleo ha registrado este martes un nuevo incremento que ha llevado a la cotización del crudo a registrar su mayor nivel desde principios de marzo, justo antes de que la pandemia se expandiera de forma masiva en Europa y de que el 'oro negro' registrara precios negativos por primera vez en su historia.

En concreto, el barril de Brent, de referencia para Europa, se ha situado en torno a los 44,6 dólares por barril este martes, lo que equivale a un 3,19% más en la jornada anterior. El máximo intradía ha sido de 44,89 dólares, mientras que el mínimo se ha situado en torno a los 43 'billetes verdes'.

De esta forma, el precio del barril de Brent ha registrado su cotización más elevada desde el pasado 6 de marzo.

Por otro lado, el precio del barril de referencia para Estados Unidos, el West Texas Intermediate (WTI) ha observado un precio de 42,1 dólares, por lo que ha repuntado un 3,1% en comparación con la jornada anterior. El crudo estadounidense no registraba un precio tan elevado desde el pasado 5 de marzo.

La semana pasada, la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y sus naciones aliadas, el grupo que se conoce como OPEP+, se mostraron confiados en que el incremento en la oferta desde agosto no afectaría al mercado de petróleo por la mayor demanda interna.

Desde agosto hasta final de año, el cártel añadirá dos millones de barriles de crudo diarios a la producción mundial, ya que se adoptará la segunda fase de su control del bombeo, que prevé un recorte de 7,7 millones de barriles al día, frente a los 9,7 millones que llevan recortando desde mayo.

 

Fuente: Europapress.com

La red española de estaciones de servicio redujo el número de puntos de venta en 2019

Aunque de manera casi testimonial, la red española de gasolineras se redujo durante el pasado año. En concreto, en siete puntos de venta, cifra que representa un 0,07%. Esta contracción es la primera que se produce en el mercado desde 2009, según los datos hechos públicos por la Asociación de Operadores Españoles de Productos Petrolíferos (AOP) en su Memoria 2019.

 

Los datos aportados han sido suministrados por la AOP (de la que forman parte BP, Cepsa, Eni, Galp, Repsol y Saras), la Unión de Petroleros Independientes (UPI) (integrada por Avia Energías; Axoil; Bonarea Energía; Disa, que opera en las Islas Canarias con su marca y en territorio peninsular y balear bajo la marca Shell; Dyneff; GM Fuel Service; Meroil y Kuwait Petroleum), a los que suman las estimaciones propias realizadas por el colectivo presidido por Luis Aires.

La compañía que continúa liderando el mercado es Repsol, que cuenta con una red de 3.354 puntos de venta (cuatro más que a finales de 2018). El segundo lugar lo ocupa Cepsa, con las mismas gasolineras que el año pasado (1.522 puntos de venta), mientras que BP ocupa el tercer lugar con doce instalaciones más que a finales del pasado año (759 frente a 747). La cuarta plaza sigue estando en manos de Disa, que suma quince gasolineras respecto a 2018, al pasar de 578 a 593. Galp mantiene su red en los 570 puntos de venta con los que cerró 2018.

Por debajo ya de las doscientas gasolineras se sitúan la red de Avia Energías, que sumó seis puntos de venta, hasta configurar una enseña integrada por 192 instalaciones. La red que experimentó el mayor incremento fue la integrada por las estaciones de servicio de Q8+IDS, que paso de 77 a 187, una variación del 242,85% que se logró gracias a la adquisición de las gasolineras de Saras. Por el contrario, la enseña que perdió más puntos de venta fue la de Meroil, que pasó de tener 152 puntos de venta a finales de 2018 a contar con 125 un año después.

Ballenoil aumentó su red en 11 puntos de venta, ya que cerró el ejercicio 2019 con 117 gasolineras, frente a las 106 con las que concluyó 2018. La décima posición del listado lo ocupa bonÁrea Energía, con 55 puntos de venta, dos más que a finales de 2018. Las siguientes posiciones son para Repostar (40 a finales de 2019, frente a las 27 de 2018); Iberdoex (30 en 2019, 58 a finales de 2018); Tamoil (que también logra un destacado incremento porcentual, al pasar de las 22 estaciones de servicio que integraban su red a finales de 2018 a las 27 con las que concluyó el ejercicio 2019); Petrolífera Canaria, que perdió tres puntos de venta, al pasar de 22 a 19 gasolineras; Tgas, que mantuvo sus 19 puntos de venta en 2019; Axoil–Petronieves, que perdió dos puntos de venta en 2019 (18 instalaciones a finales del pasado año), y Petromillares (cerró 2019 con seis puntos de venta menos que los que tenía al cierre de 2018, 17 frente a 23).

En cuanto a las gasolineras integradas en la categoría de otras marcas, redujeron su presencia en el mercado (al pasar de las 2.995 a las 2.983). Aquellas que son propiedad de hipermercados aumentaron su número (de 375 a 391), un comportamiento que también se produjo entre las cooperativas, cuyos puntos de venta pasaron de 571 a 578.

 

 

Fuente: interempresas.net

La CNMC aprueba la circular que regula el mecanismo de fomento del uso de biocarburantes para transporte.

 

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha aprobado la circular que regula la gestión del mecanismo de fomento del uso de biocarburantes y otros combustibles renovables con fines de transporte.

Además, se modifica la circular 2/2017, de 8 de febrero, del organismo, por la que se regulan los procedimientos de constitución, gestión y reparto del fondo de pagos compensatorios del mecanismo de fomento del uso de biocarburantes y otros combustibles renovables con fines de transporte.

La circular se emite tras el proceso de audiencia pública realizado entre el 29 de mayo y el 25 de junio y su publicación en el Boletín Oficial del Estado (BOE).

La CNMC señaló que su pleno ha procedido a su aprobación tras analizar las alegaciones recibidas, y "adaptar el contenido de alguno de los apartados para incluir las observaciones relevantes, con el fin de clarificar las normas de organización y funcionamiento del mecanismo de certificación de biocarburantes".

En concreto, se han incorporado los ajustes necesarios sobre la circular 1/2019, de 13 de marzo, de la CNMC, que queda derogada. Esta nueva circular afecta a los sujetos del sistema que están identificados en ella de acuerdo con lo previsto en la Ley 34/1998, de 7 de octubre, del sector de hidrocarburos.

En definitiva, se establecen los requisitos para cumplir los nuevos objetivos de biocarburantes procedentes de cultivos agrícolas y de biocarburantes avanzados. Asimismo, se da cumplimiento a lo previsto en el Real Decreto 1085/2015, de 4 de diciembre, y se define el procedimiento para incorporar nuevas materias primas al mecanismo de fomento del uso de biocarburantes.

ENTIDAD DE CERTIFICACIÓN DE BIOCARBURANTES.

Entre las principales novedades de la normativa destacan que se desarrolla las disposiciones necesarias para que la Entidad de Certificación de Biocarburantes pueda ejercer sus funciones de acuerdo con la normativa vigente.

Así, se establecen los requisitos que deberán cumplir los sujetos obligados para acreditar la titularidad de un mínimo de certificados que les permitan cumplir los nuevos objetivos de biocarburantes.

LÍMITES.

En concreto, un límite máximo del 7,2% de biocarburantes procedentes de cultivos agrícolas y un objetivo indicativo del 0,1% de biocarburantes avanzados.

También se concreta una serie de aspectos operativos con el fin de dotar al sector de mayor seguridad jurídica y aumentar las garantías y la protección frente al fraude.

Tras la aprobación de esta circular, el organismo presidido por Cani Fernández aprobará en el plazo de dos meses el listado de materias primas que podrán ser empleadas en la fabricación de biocarburantes a efectos del mecanismo de fomento.

También se define el procedimiento que se deben seguir para la incorporación de cualquier otra materia prima al mecanismo de fomento. En particular, las nuevas materias primas que pueden computar doble y que requieren un análisis específico antes de incluirlas en alguno de los supuestos previstos en el anexo IV del Real Decreto 1597/2011, de 4 de noviembre.

Los almacenistas están obligados a remitir información anual sobre las salidas al territorio español del conjunto de sus instalaciones. Asimismo, deben identificar, como hacen los sujetos obligados, la alternativa utilizada para la acreditación de la sostenibilidad de cada una de las partidas.

Además, concreta el contenido y la documentación que se ha de remitir a la CNMC para acreditar que los volúmenes de biocarburante vendidos en territorio español cumplen la normativa establecida en esta materia, así como los casos en los que no resultará necesario el envío de la misma.

La Entidad de Certificación podrá compensar las cantidades que un sujeto obligado tuviera derecho a percibir y las que tuviera obligación de abonar al fondo compensatorio, en los casos en que dicho sujeto no hubiera pagado al fondo todos los pagos que le correspondiera abonar.

 

 

Fuente: EuropaPress

Hacienda descarta la subida del IVA como propone el Banco de España

El Banco de España considera que reformar el IVA es la mejor opción para la inevitable subida de impuestos que la crisis del coronavirus va a provocar. Porque es el gravamen sobre el que existe un mayor margen de incremento de recaudación, y también porque genera menos distorsión que otras medidas impositivas al afectar a la decisión de gasto final. Pero en Hacienda no contemplan ningún incremento sobre este impuestos y siguen apostando por su conocido plan fiscal: subir IRPF a rentas altas, endurecer Sociedades y sacar adelante las tasa Google y la tasa Tobin.

Así lo ha apuntado la propia ministra de Hacienda y también portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, quien en una entrevista concedida a Antena 3 ha señalado que los que deben pagar más los que más tienen, y que la "línea roja" del Ejecutivo es que el incremento fiscal no puede afecta a las clases medias y trabajadoras. Esto, por lo tanto, descarta esa incremento de IVA como el que propone el Banco de España, y que propiciaría que muchos productos que están gravados con los tipos reducidos (10%) o superreducidos (4%) pasasen al tipo general (21%).

No es un opción que se contemple ahora mismo, insisten desde el Ministerio, al tiempo que se remiten a la hoja de ruta ya marcada en el acuerdo PSOE-Podemos. En ese acuerdo también está incluido el endurecimiento de figuras medioambientales como el incremento del impuesto que grava el diésel. Precisamente este impuesto rompe esa máxima del Ejecutivo de "quien más tiene, más debe pagar", ya que afectará a todos los ciudadanos que posean un vehículo diésel.  

 

 

Fuente: https://www.elmundo.es/

Con la nueva normalidad, ¿sube el precio del diésel y la gasolina?

 

Si hoy, 23 de junio, vas a repostar un coche diésel pagarás alrededor de 1,120 euros por cada litro de gasóleo y hasta 1,39 euros por el litro de gasolina 98. ¿Es mucho? ¿Supone esto que con la nueva normalidad está subiendo el precio del diésel y la gasolina?

El 15 de marzo de 2020, cuando la incertidumbre ante lo que supondría el estado de alarma que se acababa de decretar en España para evitar la expansión del coronavirus provocaba largas colas en las gasolineras, el litro de diésel se pagaba a 1,214 euros y el de gasolina 98 a 1,354 euros. Si comparamos entonces el  precio de los carburantes cuando entre el principio y el fin del estado de alarma, la diferencia es mínima. Ahora bien, ¿qué ha pasado entre medias?

  • Del 15 al 31 de marzo, el gráfico que muestra la evolución de los precios de los carburantes cae en picado: el precio medio del diésel el último día de marzo era de 1,046 euros y el de la gasolina quedaba en 1,27 euros
  • Del 1 al 30 de abril, la caída es mucho más evidente. Con España confinada y los movimientos en coche limitados a motivos esenciales, el mes de abril arranca con un precio de 1,267 euros/litro para la gasolina y termina en 1,224 euros/litro. Para el diésel, el precio por litro pasa de 1,042 euros a 0,984 euros
  • Del 1 al 31 de mayo, el informe mensual del Ministerio de Industria refleja un precio medio de 1,223 euros/litro para la gasolina y 0,989 euros/litro para el gasóleo
  • Queda un último tramo que comparar: del 1 al 22 de junio. Es aquí cuando comienza la escalada pues el mes comienza con una media de 1,249 euros para el litro de gasolina y termina en los casi 1,3 euros/litro de media que se pagó ayer. La evolución del diésel es similar: junio arranca superando ligeramente el umbral del euro por cada litro repostado y llega a 1,1 euros/litro

Diésel y gasolina: más baratos hoy que cuando se decretó el estado de alarma 

Con el desglose anterior, la respuesta a la pregunta sobre si el precio del diésel y la gasolina está subiendo con la nueva normalidad es que sí. Ahora bien, hay un matiz optimista y es que, al menos de momento, el precio del litro de carburante sigue registrando máximos inferiores a los que marcaba aquél 15 de marzo cuando comenzó el estado de alarma.

La gasolina de 98 octanos está hoy en torno a un 13% más barata, lo que supone que llenar un depósito de 50 litros resulta hasta ocho euros más barato que a mediados de marzo.

Si comparamos los precios con los de hace un año, el descenso es aún mayor. A 22 de junio de 2019, la gasolina 98 se pagaba a una media de 1,432 euros por litro y el gasóleo a 1,192 euros/litro.

 

 

Fuente: Autobild.es

El Gobierno aparca de momento su 'Impuesto al Diésel'

La coalición de PSOE y UP descarta la fórmula planteada en 2019

El llamado 'Impuesto al Diésel' queda aparcado por el actual Ejecutivo de coalición, al menos tal y como lo planteó el primer Gobierno de Pedro Sánchez en 2019. La nueva hoja de ruta de la alianza entre PSOE y Unidas Podemos, unida a la grave crisis que padece el sector del automóvil por las consecuencias del covid-19, han motivado el replanteamiento de una medida que, en cualquier caso, terminará produciéndose a medio o largo plazo, pues se trata de una directriz de la Comisión Europea que España lleva años sin acatar.

La iniciativa contemplada en los fallidos Presupuestos Generales del Estado de 2019 consistía en suprimir la bonificación de la que actualmente disfruta el diésel, circunstancia que lo encarecería 3,8 céntimos por litro y elevaría entre 1,5 y 2 euros el coste de llenar el depósito, en función del vehículo. El gasóleo profesional habría quedado exento. La propuesta llegó pocos meses después de que la Ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, lanzara su célebre proclama de que "el diésel tiene los días contados", y resultó polémica por su impacto generalizado en la población.

Lejos de aquella beligerancia, fuentes del departamento de Ribera rehúsan ahora a detallar la situación en la que se encuentra la iniciativa y se remiten a las directrices del Ministerio de Hacienda. Al respecto, el área que dirige la también socialista María Jesús Montero explica a este medio que, tras la alianza entre PSOE y Unidas Podemos, "la agenda fiscal del Gobierno es la que está definida en los acuerdos de coalición". "Nos remitimos a lo que aparece en el acuerdo de coalición", recalcan.

¿Y qué dice sobre el llamado 'Impuesto al Diésel' el pacto firmado entre PSOE y Unidas Podemos? Nada de forma explícita, pero el apartado 10.3., denominado Adaptación del actual sistema tributario a la economía del siglo XXI, sí se refiere a "la nueva fiscalidad verde como mecanismo para desincentivar comportamientos nocivos para el medio ambiente", sin mayor precisión. Eso sí, introduce un matiz social a esta política, pues aboga por aplicarla "evitando siempre que cualquier modificación recaiga sobre las clases medias y trabajadoras o sobre autónomos y pymes".

Este matiz choca de lleno con el 'Impuesto al Diésel' tal y como lo concibió hace un año el ejecutivo, según explican a elEconomista fuentes del equipo de Unidas Podemos en el Gobierno. La formación morada, en su apuesta por "redistribuir la carga fiscal", considera que el planteamiento de 2019 no fue acertado, pues habría incurrido en la paradoja de cobrar más a los colectivos más pobres, usuarios de coches más antiguos (y, en consecuencia, de mayor consumo y más contaminantes). "Va contra el espíritu de la progresividad fiscal", subrayan las fuentes consultadas sobre la propuesta de hace un año.

En consecuencia, el llamado 'Impuesto al Diésel', al menos tal y como fue concebido en las cuentas nonatas de 2019, continuará aparcado con el actual Ejecutivo de coalición pese a tratarse hace un año de una de las banderas del anterior Gobierno. Además, se da la paradoja de que los bajos impuestos al diésel en España son una de las constantes reprimendas de la Comisión Europea al país, que recauda menos que la media comunitaria con este combustible. Por ello Bruselas insta a España a elevar la recaudación hasta situarse en la media de sus socios en la Unión Europea.

 

Un Sector en el Alambre

 

Entre las razones que llevan al Gobierno de España a levantar en estos momentos el pie del acelerador se encuentra además la grave crisis que padece el sector del automóvil. El Covid-19 redujo a mínimos la venta de coches y detuvo la producción de vehículos durante alrededor de mes y medio en las 17 fábricas españolas.

La situación es crítica en un sector que ya atravesaba su propia crisis antes de la pandemia, provocada por los cambios de uso del consumidor, menos dispuesto a tener un coche en propiedad y con muchas más alternativas en materia de movilidad, sobre todo en las grandes ciudades. Además, la propia transición energética, marcada por el auge de la conciencia ecológica y el temor a mayores gravámenes a los combustibles fósiles, también ha derivado en una mayor incertidumbre en el consumidor a la hora de comprar un coche.

Para reanimar a un sector que, en su conjunto, representa el 10% del PIB español y el 9% del empleo, el Gobierno de España ultima un plan de ayudas públicas que podría anunciarse en los próximos días, y que contempla subvenciones para la compra de vehículos de todo tipo, también los de motores diésel y gasolina -los más fabricados en España-. En consecuencia, la coincidencia del plan con la subida pendiente del 'Impuesto al Diésel' podría derivar en un mensaje contradictorio hacia el consumidor.

 

No obstante, según ha podido contrastar este periódico, el aplazamiento del 'Impuesto al Diésel' no ha sido una petición expresa de las patronales del automóvil. De hecho, fuentes del sector reconocen en privado que se trata de una adaptación a las exigencias europeas a la que España deberá adaptarse a la larga. Además, agregan que, bien explicado, podría ser incluso un aliciente para la renovación del vehículo, pues quienes más pagarían el impuesto serían los usuarios de coches antiguos, cuyo consumo es mayor que el de los nuevos modelos.

 

Fuente: eleconomista.es

Hacienda pone al diésel en el foco: habrá subida de impuestos en los Presupuestos

 

El Gobierno ya trabaja en un futuro más allá del coronavirus. Para ello, está armando unos Presupuestos en los que prevé mantener la mayor parte de la reforma fiscal prevista en el proyecto de Cuentas de 2019 y en el acuerdo de Gobierno pactado entre el PSOE y Unidas Podemos. Es decir, que habrá subidas de impuestos con seguridad en 2021, entre las que encontrarán el alza fiscal del diésel.

Así lo confirman fuentes del Gobierno, que indican que la apuesta por subir el gasóleo y equipararlo fiscalmente con la gasolina está en los planes de futuro del Ministerio de Hacienda.

Cabe recordar que los motores diésel y su combustible están bonificados fiscalmente para facilitar la venta de estos vehículos. Sin embargo, las evidencias del daño ambiental por las emisiones de estos vehículos han jugado en su contra, y más en un marco en el que el Gobierno apuesta por una fiscalidad verde, es decir, por un modelo impositivo que tenga en cuenta el impacto ecológico y que desincentive las tecnologías más contaminantes.

Con esta medida, que también ha sido reclamada en varias ocasiones por la Comisión Europea, el Gobierno esperaba lograr unos 600 millones adicionales de recaudación, que serán muy bien acogidos en las arcas públicas teniendo en cuenta la debacle de ingresos a la que se enfrenta la Administración por la crisis del coronavirus. Con todo, puede que el impacto presupuestario de esta medida se tenga que recalcular a tenor de la nueva situación económica.

 

El Gobierno ya trabaja en un futuro más allá del coronavirus. Para ello, está armando unos Presupuestos en los que prevé mantener la mayor parte de la reforma fiscal prevista en el proyecto de Cuentas de 2019 y en el acuerdo de Gobierno pactado entre el PSOE y Unidas Podemos. Es decir, que habrá subidas de impuestos con seguridad en 2021, entre las que encontrarán el alza fiscal del diésel.

Así lo confirman fuentes del Gobierno, que indican que la apuesta por subir el gasóleo y equipararlo fiscalmente con la gasolina está en los planes de futuro del Ministerio de Hacienda.

Cabe recordar que los motores diésel y su combustible están bonificados fiscalmente para facilitar la venta de estos vehículos. Sin embargo, las evidencias del daño ambiental por las emisiones de estos vehículos han jugado en su contra, y más en un marco en el que el Gobierno apuesta por una fiscalidad verde, es decir, por un modelo impositivo que tenga en cuenta el impacto ecológico y que desincentive las tecnologías más contaminantes.

Con esta medida, que también ha sido reclamada en varias ocasiones por la Comisión Europea, el Gobierno esperaba lograr unos 600 millones adicionales de recaudación, que serán muy bien acogidos en las arcas públicas teniendo en cuenta la debacle de ingresos a la que se enfrenta la Administración por la crisis del coronavirus. Con todo, puede que el impacto presupuestario de esta medida se tenga que recalcular a tenor de la nueva situación económica.

 

Fuente: https://www.elespanol.com/invertia/

El precio del petróleo confirma su vuelco: de -37 a +37 dólares

 

Poco más de un mes ha tardado el precio del petróleo en dar la vuelta por completo a la situación histórica vivida el 20 de abril, cuando el barril West Texas se hundió hasta los -37,63 dólares. La remontada continúa, y las subidas de hoy impulsan al barril de Brent al borde de los 37 dólares, y al West Texas por encima de los 34 dólares.

 

Las primeras predicciones de los analistas que auguraban la posibilidad de que el petróleo bajara a cero dólares, o incluso a precios negativos, ya fue recibida con incredulidad por gran parte del mercado. Para sorpresa de muchos, un mes después estas previsiones extremas se cumplieron.

 

El 'crash' histórico del petróleo en EEUU del pasado 20 de abril no sólo redujo su precio a cero dólares. En su espiral bajista se hundió por primera vez en la historia a precios negativos, hasta cerrar en -37,63 dólares.

 

La insostenibilidad de esta situación (pagar 37 dólares por desprenderse de un barril de petróleo), más allá del colapso puntual de los precios coincidiendo con el derrumbe récord de la demanda en abril por el coronavirus y el inminente vencimiento de los futuros, activó una remontada que persiste hasta el día de hoy.

 

Poco más de un mes después, y tras superar con nota la reválida del nuevo vencimiento de futuros en EEUU, el petróleo confirma su vuelco. El barril de Brent amplía su escalada hasta alcanzar sus máximos de dos meses y medio, a un paso de los +37 dólares, el precio opuesto a los -37 dólares que alcanzó en EEUU en sus mínimos históricos.

 

La cotización del barril de referencia en Europa supera ya el 100% de subida desde los mínimos que registró hace un mes, cuando se hundió hasta los 16 dólares. Pese a este rally, se mantiene con pérdidas del 45% en lo que va de año.

 

La cotización del barril tipo West Texas, de referencia en EEUU, supera en su remontada los 34 dólares, sus máximos desde hace dos meses y medio.

 

El mercado del petróleo reduce progresivamente el desequilibrio ocasionado por el parón económico provocado por el coronavirus, y las firmas de inversión apuntalan al alza sus expectativas de recuperación en los precios.

 

Los analistas de Julius Baer han elevado hoy su previsión sobre el precio del petróleo a tres meses vista. Para entonces estiman ahora que el petróleo podría rondar los 40 dólares. Según la firma suiza de inversión, los temores que el mercado se viera inundado de petróleo se han diluido, gracias tanto a la recuperación de la demanda como a la materialización de los recortes de producción prometidos.

 

Julius Baer evita un mayor optimismo sobre el rally del precio del petróleo ante el riesgo de una segunda oleada de coronavirus y su impacto sobre la economía mundial y la demanda de crudo.

 

Los últimos mensajes de la Organización Mundial de la Salud (OMS) apuntan a un menor riesgo de una segunda gran oleada de coronavirus, y apuntalan el optimismo que reflejan esta semana los mercados al calor de la progresiva reapertura de las principales economías.

 

Más demanda y más recortes

La reanudación de la actividad impulsa la recuperación en la demanda de crudo, que recibirá un impulso adicional en las próximas semanas con los vuelos que volverán a retomar las aerolíneas. El Gobierno ruso estima el exceso de producción actual entre 7 y 12 millones de barriles diarios, y calcula que con los recortes vigentes y el progresivo repunte de la demanda el mercado podría recuperar el equilibrio para el mes de julio.

 

Los analistas destacan que detrás de la remontada actual en el precio del petróleo está el elevado grado de cumplimiento de los recortes de producción pactados en abril por la denominada OPEP+ (los países de la OPEP más aliados como Rusia). Las últimas cifras del Gobierno de Moscú apuntan a que su producción se ha ajustado prácticamente a los 8,5 millones de barriles diarios fijados en los recortes.

 

Sin necesidad de ajustarse a unas cuotas establecidas, los recortes han sido más contundentes aún en la industria del 'shale oil'. Los últimos datos apuntan a que las plataformas petrolíferas activas en EEUU se han reducido a nuevos mínimos, 318. El reciente derrumbe de los precios y el exceso de producción impedían obtener rentabilidad con su actividad.

 

 

Fuente: laexpansion.com

En 2040 adiós a los vehículos que no sean cero emisiones

La ley de cambio climático y transición energética pone fecha a la desaparición de los vehículos que no sean cero emisiones, el año 2040, además de establecer objetivos alcanzar la neutralidad climática “a más tardar en el 2050” .

En su título cuarto, referente a la movilidad sostenible, y con vistas a alcanzar en 2050 “un parque de turismos y vehículos comerciales ligeros sin emisiones directas de CO2” el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima “establecerá para el año 2030 objetivos de penetración de vehículos con nulas o bajas emisiones directas de CO2 en el parque nacional de vehículos según sus diferentes categorías”.

 

Cero emisiones en 2040

Para ello se prevé medidas “de acuerdo con la normativa de la Unión Europea”, para que “los turismos y vehículos comerciales ligeros nuevos, excluidos los matriculados como vehículos históricos, no destinados a usos comerciales, reduzcan paulatinamente sus emisiones, de modo que, no más tarde del año 2040 sean vehículos con emisiones de 0g CO2/km”.

Igualmente se establece que los municipios de más de 50.000 habitantes cuenten con zonas de bajas emisiones no más tarde de 2023 y se impulsen medidas de mejora de transportes públicos y desplazamientos por otros medios como a pie o bicicleta.

Además, cualquier medida que suponga una regresión de las zonas de bajas emisiones ya existentes deberá contar con el informe previo del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico y del órgano autonómico competente.

Actualmente el sector del transporte por carretera supone el 25% de las emisiones de gases de efecto invernadero y para cumplir los objetivos del Acuerdo de París sobre cambio climático (Naciones Unidas) se fijan objetivos intermedios como reducir en el año 2030 las emisiones de estos gases para el conjunto de la economía española en, al menos, un 20% respecto a los niveles de 1990.

Para ello en 2030 , al menos, un 70% de la generación del sistema eléctrico deberá provenir a partir de energías de origen renovable y suponer, en el consumo de energía final en torno a un 35%.

La ley apuesta por la transición justa y prevé también crear un Comité de Expertos de Cambio Climático y Transición Energética que será encargado de evaluar y hacer recomendaciones sobre las políticas y medidas de energía y cambio climático

Además el Gobierno aprobará una Estrategia de Descarbonización a 2050 que establezca una senda de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero y de incremento de las absorciones por los sumideros de estos gases.

 

Combustibles fósiles

Respecto a la exploración de combustibles fósiles señala que no se otorgarán nuevas autorizaciones de exploración, permisos de investigación de hidrocarburos o concesiones de explotación.

Se contempla el fomento de gases renovables, incluyendo el biogás, el biometano, el hidrógeno y otros biocombustibles, además de impulsa objetivos de combustibles alternativos sostenibles en el transporte aéreo.

El borrador de Ley que consta de treinta y seis artículos distribuidos en nueve Títulos, recuerda que la Comisión Europea ha propuesto una «Ley del Clima» europea y y establece un proceso de transparencia y rendición de cuentas en línea con los ciclos de revisión del Acuerdo de París.

 Para cumplir con esos objetivos en el año 2030, la Unión Europea estima que debe movilizar unas inversiones anuales adicionales de unos 180.000 millones

 

Fuente https://www.efe.com/efe/espana/1

El mayor exceso de petróleo de la historia inunda los océanos de buques de almacenamiento

160 millones de barriles de petróleo almacenados en barcos vagan por los océanos esperando a poder ser descargados. Es el doble del nivel de hace tan solo dos semanas. Los comerciantes intentan de esta forma abordar el exceso de existencias creado por la fuerte caída de la demanda global causada por el coronavirus.

PUBLICIDAD

La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y otros productores, incluída Rusia, acordaron en el mes de abril un recorte récord en la producción de 9,7 millones de barriles por día (casi el 10% del suministro mundial) para ayudar a mantener los precios y frenar el exceso de oferta. Días más tarde, el precio del crudo se desplomaba como nunca antes lo había hecho y llegaba a cotizar en números negativos.

 

Ante este escenario, los comerciantes se apresuraron a buscar almacenamiento en tierra y mar para guardar, lo que se cree que es el mayor exceso de petróleo de la historia: 160 millones de barriles de petróleo almacenados en buques. Entre ellos se incluyen 60 supertanqueros (conocidos como VLCC) que pueden llegar a contener 2 millones de barriles.

En total, el mundo hay más de 770 VLCC. Los analistas han estimado que se podrían implementar de 100 a 200 supertanqueros para almacenamiento flotante en los próximos meses.

 

Niveles similares a los del 2009

La última vez que el almacenamiento flotante alcanzó niveles cercanos a las cifras de ahora fue en 2009, cuando los comerciantes llegaron a almacenar más de 100 millones de barriles en el mar antes de descargar las existencias.

"Este es un momento sin precedentes en la historia de los petroleros y, aunque el almacenamiento de tanques VLCC está ganando titulares, también se están utilizando para el almacenamiento tanques de crudo y productos más pequeños", declaró esta semana Gregory Lewis, analista de envíos del grupo global de servicios financieros BTIG.

Las ubicaciones más recurridas por los depósitos flotantes generalmente son el Golfo de Estados Unidos y Singapur, donde se encuentran los principales centros petroleros.

 

"La eventual disminución de este exceso de inventario será más dolorosa para la demanda de los buques tanque, pero mientras tanto, el almacenamiento flotante sigue siendo el único medio para un contexto de producción y consumo que no coincide", declaraba Jonathan Chappell al asesor de banca de inversión Evercore ISI.

 

Autora: María Bello

Fuente: https://www.niusdiario.es/

 

View older posts »

Buscador

Deja tu Comentario!

Actualmente no hay comentarios del blog