Menu

Abu Dabi desvela el hallazgo de reservas de 24.000 millones de barriles de crudo

El Consejo Supremo del Petróleo aprobó un incremento en la inversión de capital de la Compañía Nacional de Petróleo de Abu Dabi (ADNOC) hasta los 102.000 millones de euros entre 2021 y 2025.

 

El emirato de Abu Dabi anunció este domingo el descubrimiento de nuevas reservas de petróleo por un total de 24.000 millones de barriles, 22.000 millones de ellos de crudo no convencional recuperable y los otros 2.000 millones de convencional.

El Consejo Supremo del Petróleo, la máxima autoridad en la materia de Abu Dabi, aprobó además un incremento en la inversión de capital de la Compañía Nacional de Petróleo de Abu Dabi (ADNOC) hasta los 448.000 millones de dirhams emiratíes (unos 122.000 millones de dólares o 102.000 millones de euros) entre 2021 y 2025, informó la agencia de noticias WAM.

Esto supondrá reinyectar 160 millones de dirhams (43,5 millones de dólares o 37 millones de euros) en la economía local de este territorio integrado en Emiratos Árabes Unidos (EAU), según el organismo. Por otro lado, WAM informó de que el príncipe heredero de EAU y de Abu Dabi, Mohamed bin Zayed, instruyó a la ADNOC para que explore sus potencialidades en el campo del hidrógeno.

En noviembre de 2019, el Consejo Supremo del Petróleo del emirato anunció un incremento en las reservas de hidrógeno de 7.000 millones de barriles de crudo, 58 billones de pies cúbicos estándar de gas convencional y 160 billones de pies cúbicos estándar de reservas de gas.

Este descubrimiento se produce en medio de una posible modificación del recorte de producción de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y sus socios (OPEP+) sobre lo acordado en abril pasado para compensar el desplome de la demanda energética causado por la pandemia de la Covid-19.

 

 

Fuente: lainformación.comLink

OPEP prevé fuerte recuperación de la demanda de petróleo en 2021

Link

 

La OPEP prevé que en 2021 la demanda de petróleo crecerá en 6,5 millones de barriles por día (mbpd), equivalente a las dos terceras partes de los 9,8 millones que ha retrocedido este año por la crisis provocada por la pandemia de COVID-19, aseguró hoy su secretario general, Mohamed Barkindo.

Actualmente, manifestó el secretario general de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), la media anual de la demanda de crudo está en torno a los 90,2 mbdp, casi un 10 % menos que los 100,1 mdbp de 2019.

En los momentos más duros del confinamiento internacional por la pandemia había bajado hasta los 75 mbdp. El viceministro de Energía ruso, Pavel Sorokin, que también participó en la conferencia, afirmó que aunque su país prevé que los pedidos de
petróleo crecerán durante los próximos 10 o 15 años, "tardará unos dos o tres años en volver a alcanzar los 100 mdpd".

Respecto a estas expectativas de recuperación, el ministro de Energía de Emiratos Árabes Unidos (EAU), Suhail Al Mazaroul, sostuvo que cualquier relajación de la tensión entre Estados Unidos y China podría hacer aumentar la demanda en los mercados petroleros.

El ministro de Energía de Arabia Saudí, Abdul Aziz bin Salman, que también participó en la conferencia virtual indicó que el acuerdo alcanzado por la OPEP+ el pasado mes de abril para estabilizar los precios del crudo y que abarcaba hasta el final de este año podría extenderse a todo 2022.

 


En este sentido el representante saudí de mostró abierto a modificar los recortes a la producción incluidos en ese pacto podrían modificarse si es necesario siempre y cuando haya consenso entre los miembros del grupo.

La OPEP+, conformada por la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y 10 productores independientes, incluida Rusia, acordó la reducción de la producción tras una guerra de precios entre este país y Arabia Saudí, el mayor exportador de la OPEP. El acuerdo preveía un recorte de cerca de 9,7 mbd de crudo hasta el 31 de julio , y una segunda fase que comprende desde el pasado 1 de agosto hasta fin de año, con una reducción de 7,7 mbd.

Aunque los participantes en este evento, representantes de algunos de los principales países productores de petróleo, reafirmaron sus compromisos para mejorar la eficiencia de sus productos y reducir las emisiones de carbono, no tienen previsto un descenso de la demanda de crudo a corto ni medio plazo.

El presidente ejecutivo de la Compañía Nacional de Petróleo de Abu Dabi (ADNOC), la petrolera estatal de EAU, Ahmed Al Jaber, aseguró que esperaban que esta "crecerá por encima de los 105 millones de barriles por día en 2030 y continuará cubriendo más de la mitad de las necesidades energéticas del mundo durante muchas décadas".

 

Fuente: https://www.portafolio.co/

 

El Gobierno sube el impuesto del diésel en 3,8 céntimos por litro en los PGE

El tipo estatal pasará de los 30,7 céntimos por cada litro a los 34,5 céntimos para intentar equipararlo a la tasa que se aplica a la gasolina. El impacto en la recaudación que calcula Hacienda es de 500 millones

El Gobierno ha decidido subir el impuesto del diésel en los Presupuestos Generales del Estado de 2021. El anteproyecto de ley que ha aprobado este martes el Consejo de Ministros recoge un alza de casi 4 céntimos por litro en el tipo estatal. El objetivo, explica el área económica del Ejecutivo, es acercar la tributación de este carburante al de la gasolina.

Según ha avanzado la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, el impuesto del diésel pasará de 30,7 a 34,5 céntimos por litro. Hay que recordar que el tipo estatal sobre la gasolina se sitúa en este momento en 40,07 céntimos por litro. El impacto de esta medida en la recaudación sería de 500 millones de euros, según los cálculos del Gobierno.

Un consumidor medio tendrá que pagar unos 3,45 euros más al mes cuando reposte gasoil si se termina aprobando este incremento, según explica el Gobierno. Asimismo la bonificación anual se reducirá en unos 38 euros por cada mil litros de consumo, siempre según las estimaciones que ha hecho públicas el Ministerio de Hacienda

Montero ha explicado esta medida, que afectará a todo tipo de clases sociales, en la necesidad de "seguir las recomendaciones de la Unión Europea y la OCDE en materia de fiscalidad medioambiental". Del mismo modo el Gobierno ha dejado de esta modificación la tributación del gasóleo profesional y bonificado.

 

Fuente: lainformacion.com

OPEP+ promete una respuesta 'proactiva' al precario mercado petrolero

La alianza OPEP+ advirtió sobre un panorama "precario", ya que una pandemia resurgente perjudica la demanda de petróleo, con lo que aparecen más indicios sobre un posible cambio de política el próximo mes.

A menos que la coalición cambie de rumbo, se prevé que agregue casi 2 millones de barriles por día a partir de enero. Pero cada vez más, los operadores advierten que el mercado no puede absorber tanto petróleo.

Sin dar a conocer su mano, Arabia Saudita y Rusia mostraron su unidad, cuando sus principales funcionarios petroleros, el príncipe Abdulaziz bin Salman y Alexander Novak, ofrecieron visiones bajistas del mercado petrolero. El ministro saudí advirtió sobre una perspectiva "incierta" para la demanda de petróleo y pidió a la OPEP+ que sea "proactiva".

"Sabemos con certeza que es incierto", dijo mientras un grupo directivo de ministros de la OPEP+ se reunía virtualmente para analizar el mercado antes de una reunión completa del 30 de noviembre al 1 de diciembre. "Tenemos que ser capaces de tomar medidas para evitar tendencias y desarrollos negativos, para cortarlos de raíz".

Fundamentalmente, el panel no discutió si la OPEP+ debería seguir adelante con planes para reducir los recortes de producción el próximo año, dijeron los delegados. Puede cambiar de rumbo si es necesario, algo que hizo a principios de este año, cuando la alianza retrasó por un mes un aumento de la producción. Los precios del petróleo se mantuvieron estables por debajo de los 43 dólares por barril en Londres, después de que los funcionarios hablaron el lunes, lo que sugiere que el mercado ya espera que el cartel revise sus planes.

Arabia Saudita y Rusia intensificaron la diplomacia en camino a la reunión del lunes, cuando el presidente Vladimir Putin y el príncipe heredero Mohammed Bin Salman hablaron dos veces por teléfono en una semana. Fue la primera vez que los líderes de las naciones sostuvieron llamadas tan frecuentes desde lo más profundo de la crisis del petróleo en abril, cuando estaban negociando un acuerdo para cortar la oferta y poner fin a la guerra de precios.

Los países están bajo presión para evitar que se repita la caída de precios que sacudió a la industria a principios de este año. La pandemia está surgiendo nuevamente en muchas partes del mundo y el miembro de la OPEP Libia también está impulsando la producción.

 

Una recuperación difícil

"Vemos lo difícil que es la recuperación, vemos muchas incertidumbres que se interponen en el camino de volver a los niveles previos a la crisis de la demanda mundial de petróleo", dijo Novak en sus comentarios de apertura en el Comité Conjunto de Monitoreo Ministerial de la OPEP+. La recuperación de la demanda "se ha ralentizado en medio de la segunda ola de coronavirus, pero no se ha detenido del todo".

El príncipe Abdulaziz insistió el mes pasado en que la Organización de Países Exportadores de Petróleo y sus aliados estabilizarán el mercado y desafió a los especuladores petroleros a probar su determinación. Reiteró esa determinación el lunes.

Al insistir en que el grupo debería ser preventivo, el ministro saudí –admirador del expresidente de la Reserva Federal Alan Greenspan– parecía estar siguiendo el ejemplo del mundo de la banca central, donde algunas autoridades monetarias prefieren equivocarse por el lado de hacer demasiado que muy poco durante una recesión. El príncipe Abdulaziz pareció sugerirlo.

"No puedo enfatizar lo suficiente lo vital que es mostrar la fuerza de nuestra determinación", dijo. "Nadie en el mercado debería tener ninguna duda sobre nuestro compromiso y nuestra intención", agregó.

La OPEP+ se enfrenta a una desaceleración de la demanda. No es probable que el consumo vuelva a los niveles anteriores durante al menos un par de años, en particular para el combustible para aviones, predicen empresas comerciales como Vitol Group y Trafigura Group. La OPEP+ también necesita seguir reduciendo las existencias mundiales para evitar otro exceso y una caída de los precios.

 

 

Fuente: eleconomista.es

El rebote de la demanda de petróleo en 2021 solo recuperará el 65% de su caída en 2020, según AIE

La demanda global de petróleo crecerá en 2021 hasta los 91,7 millones de barriles diarios (mb/d), según la Agencia Internacional de la Energía (AIE), lo que representa un rebote del consumo de 5,5 millones de barriles al día, alrededor de dos terceras partes de la caída de la demanda estimada por la entidad para este año, cuando el consumo mundial de crudo bajará hasta los 91,7 mb/d desde los 100,1 mb/d del año 2019.

"El panorama sigue siendo frágil", advierte la AIE en la última edición su boletín mensual, en la que señala que la trayectoria de los nuevos brotes de Covid-19 es ascendente en muchos países, por lo que los gobiernos están endureciendo las restricciones. "Esto suscita dudas sobre la solidez de la recuperación económica prevista y, por tanto, sobre las perspectivas de crecimiento de la demanda de petróleo", añade.

En cuanto a la oferta de crudo, el suministro global se redujo en 0,6 mb/d en septiembre, hasta 91,1 mb/d, situándose 8,7 millones de barriles al día por debajo del dato del año precedente.

En el último trimestre de 2020, la AIE apunta a que la oferta de petróleo podría subir hasta los 92 mb/d desde la media de 91,3 mb/d correspondiente al tercer trimestre en el caso de que Libia mantenga la recuperación de su suministro y asumiendo que los países de la OPEP+ cubren sus cuotas de producción.

 

Fuente: eleconomista.es

Más noticias

El colapso del petróleo esconde la mayor subida del precio de la comida desde 1974 en EEUU

El intenso descenso de la inflación publicado esta semana en EEUU ha eclipsado la subida de precios que han sufrido los alimentos en las tiendas. El drástico descenso del petróleo y sus derivados, junto a la caída en el precio de la ropa, han arrastrado al conjunto del Índice de Precios al Consumo (CPI por sus siglas en inglés). Sin embargo, desagregando este índice se puede ver como el coronavirus y las disrupciones en algunas cadenas de suministro han llevado al precio de la comida a su mayor aumento mensual en casi 50 años.

El IPC general (engloba todos los bienes y servicios de una cesta típica del consumidor) registró en abril una caída mensual del 0,8%, la más fuerte desde diciembre de 2008. En tasa interanual, el IPC estadounidense fue del 0,3% en abril, el más bajo desde octubre de 2015. En marzo, la tasa interanual se había ubicado en el 1,5%. Este descenso ha venido de la mano, en parte, del desplome absoluto de los precios energéticos (por el colapso del petróleo), que han caído un 10% de un mes para otro y más de un 17% de un año para otro. Entre estos precios energéticos destacan las caídas de los derivados del petróleo, con descensos mensuales que rondan el 20%. Estas caídas tan abruptas son incluso poco frecuentes en términos interanuales.

Es más, si se excluyen los precios de alimentos y combustibles (inflación subyacente o core), que son los más volátiles, la inflación subyacente en abril descendió el 0,4%, el descenso mensual más drástico desde 1957. Pese a que en este apartado no entran los combustibles, se incluyen ítems que tienen una ponderación elevada (pesan mucho en el cálculo), que han sufrido también un descenso relevante, como son los alquileres, los alquileres imputados (el precio artificial que se le pone al 'alquiler' de los propietarios vivienda que viven en ella) o la ropa, cuyo precio bajó un 4,7% en un solo mes.

El intenso descenso de la inflación publicado esta semana en EEUU ha eclipsado la subida de precios que han sufrido los alimentos en las tiendas. El drástico descenso del petróleo y sus derivados, junto a la caída en el precio de la ropa, han arrastrado al conjunto del Índice de Precios al Consumo (CPI por sus siglas en inglés). Sin embargo, desagregando este índice se puede ver como el coronavirus y las disrupciones en algunas cadenas de suministro han llevado al precio de la comida a su mayor aumento mensual en casi 50 años.

 

Todos estas caídas de precios han dejado en un segundo plano el fuerte auge del precio de la comida, un componente que probablemente ha ganado relevancia durante este periodo de confinamiento en el que los supermercados han incrementado sus ventas. Los precios que los estadounidenses pagaron por los huevos, la carne, los cereales y la leche se dispararon en abril, justo cuando la gente comenzó a acudir a los supermercados para abastecerse de alimentos en medio de la lucha contra el coronavirus y las medidas de confinamiento aprobadas en el país.

 

La mayor subida desde 1974

Los precios que los consumidores estadounidenses pagaron por los comestibles aumentaron un 2,6% en abril respecto al mes anterior, el mayor incremento mensual desde 1974. El aumento en los precios en los supermercados se produjo en la mayor parte de comestibles. Sin embargo, su impacto en el IPC general no fue relevante por dos motivos: el primero, porque la subida, aunque es la mayor en casi 50 años, queda lejos del desplome de los precios de la energía. La segunda, porque su ponderación en el IPC es del 7,5%, un peso importante, pero que queda eclipsado frente a otros elementos como los alquileres imputados que pesan un 24% en el índice de precios.

En algunos alimentos que se han visto afectados por los cierres de plantas procesadoras de carne, el aumento de los precios ha sido notable: el cerdo subió un 6,8%; la ternera un 7,5%, y el pollo un 6,3%, mientras que las frutas y verduras subieron un 1,5%, los cereales y productos de panadería avanzaron un 2,9% y los productos lácteos aumentaron un 1,5%. Estas subidas contrastan con la tendencia del IPC general. La subida del componente 'comida' en general sufrió un alza más moderada del 1,5%, pero esto se debe a que la mitad del peso de este componente corresponde a la 'comida fuera de casa', que solo avanzó un 0,1% frente a la otra pata del componente que subió ese 2,6% ya señalado.

 

"Con los consumidores confinados en sus hogares en muchas partes del país, los precios de los alimentos que se comprar sufrieron el mayor aumento mensual desde febrero de 1974... Como reflejo de los nuevos patrones de compra, ante la limitación de consumir alimentos fuera del hogar (restaurantes, comida rápida...)", explican en una nota desde Oxford Economics.

Desde la agencia Reuters señalan que se está produciendo cierta escasez en algunas cadenas que podrían reducir en un tercio el suministro de carne a finales de este mes, mientras que los precios suben alrededor de un 20% en ciertos tipos de carne. Las empresas de EEUU están teniendo que recurrir a las importaciones, sobre todo de México.

Esta decisión de traer carne ya procesada y empaquetada del exterior para mantener el suministro ha suscitado las quejas de muchos ganaderos estadounidenses, que argumentan que los problemas del sector del empaquetado de carne y el cierre de plantas de procesamiento está limitando el acceso a su propio mercado.

"Aquí hay cerca de medio millón de reses que no pueden ser sacrificadas", explicaba Bill Bullard, director ejecutivo del Fondo Legal de Acción Ganadera de Ganaderos de Estados Unidos en declaraciones a Reuters. "Conozco tipos que han tenido ganado para vender durante cinco semanas, y ni siquiera pueden han visto ni una oferta", explicaba.

Al final, los ganadores estadounidenses están sufriendo una caída de sus ventas, mientras que los consumidores se ven obligados a pagar un precio superior por la comida ante los cuellos de botella que se están generando en el mercado de la alimentación.

Principales operadores del mundo ven una tibia demanda por petróleo y precios estables

Los jefes de los mayores intermediarios de materias primas del mundo predijeron el martes una tibia recuperación de la demanda por petróleo y precios estables en los próximos meses o años debido a la pandemia de coronavirus, y dijeron que el pico de la demanda ocurriría sólo en la próxima década.

Los presidentes ejecutivos de Vitol, Gunvor y Mercuria también dijeron a la Cumbre Global de Productos Básicos de Financial Times que invertirán más en energías renovables.

Russell Hardy, quien dirige la mayor casa comercial del mundo, Vitol, dijo que tenía "modestas expectativas" para los precios del petróleo, ya que esperaba que el consumo se mantenga prácticamente estable hasta el próximo verano boreal.

"El mercado es todavía frágil y todos sabemos que la demanda no va a ayudar mucho, probablemente hasta el próximo verano (boreal), porque la vida de las personas no cambiará sustancialmente durante el invierno. No van a empezar a viajar extensamente de nuevo porque la pandemia todavía está activa", dijo Hardy.

El jefe y cofundador de Mercuria, Marco Dunand, fue aún más pesimista y dijo que no veía que el consumo de petróleo volviera a los niveles prepandémicos hasta dentro de unos años.

Dunand dijo que esperaba que los precios se mantuvieran estables en 45 dólares por barril durante los próximos seis meses.

El presidente ejecutivo de Gunvor, Torbjorn Tornqvist, dijo que los precios fluctuarían en una horquilla en la parte alta del rango de 40 a 50 dólares hasta mediados de 2021.

Los jefes de las corredurías dijeron que era demasiado pronto para predecir el pico de la demanda de petróleo y que probablemente no llegaría antes de la próxima década cuando la producción de energía renovable se dispare.

Hardy dijo que la OPEP continuaría gestionando el mercado para intentar equilibrar la oferta y la demanda, y potencialmente abandonaría su política si la reducción de la demanda lleva a una batalla por la cuota de mercado.

"Existe potencialmente un escenario en el que se puede tener ese nivel de competencia en el mercado y cada uno actúe por su cuenta", dijo Hardy.

Señaló un escenario de demanda de petróleo de la compañía petrolera BP donde la demanda en 2030 sería considerablemente más baja que ahora, lo que sostuvo que sería un gran reto para los productores, los inversores y la OPEP.

"Pero el pronóstico de la caída de la demanda no es el escenario que esperamos y hay espacio para que los productores continúen manejando el mercado por los próximos 10 años o más y ese final está tal vez un poco más lejos, tal vez en 15 o 20 años," dijo.

 

 

Autora: Julia Payne / Traducción: Javier López de Lérida

Fuente: https://www.infobae.com/

Principales operadores del mundo ven una tibia demanda por petróleo y precios estables

Los jefes de los mayores intermediarios de materias primas del mundo predijeron el martes una tibia recuperación de la demanda por petróleo y precios estables en los próximos meses o años debido a la pandemia de coronavirus, y dijeron que el pico de la demanda ocurriría sólo en la próxima década.

Los presidentes ejecutivos de Vitol, Gunvor y Mercuria también dijeron a la Cumbre Global de Productos Básicos de Financial Times que invertirán más en energías renovables.

Russell Hardy, quien dirige la mayor casa comercial del mundo, Vitol, dijo que tenía "modestas expectativas" para los precios del petróleo, ya que esperaba que el consumo se mantenga prácticamente estable hasta el próximo verano boreal.

"El mercado es todavía frágil y todos sabemos que la demanda no va a ayudar mucho, probablemente hasta el próximo verano (boreal), porque la vida de las personas no cambiará sustancialmente durante el invierno. No van a empezar a viajar extensamente de nuevo porque la pandemia todavía está activa", dijo Hardy.

El jefe y cofundador de Mercuria, Marco Dunand, fue aún más pesimista y dijo que no veía que el consumo de petróleo volviera a los niveles prepandémicos hasta dentro de unos años.

Dunand dijo que esperaba que los precios se mantuvieran estables en 45 dólares por barril durante los próximos seis meses.

El presidente ejecutivo de Gunvor, Torbjorn Tornqvist, dijo que los precios fluctuarían en una horquilla en la parte alta del rango de 40 a 50 dólares hasta mediados de 2021.

Los jefes de las corredurías dijeron que era demasiado pronto para predecir el pico de la demanda de petróleo y que probablemente no llegaría antes de la próxima década cuando la producción de energía renovable se dispare.

Hardy dijo que la OPEP continuaría gestionando el mercado para intentar equilibrar la oferta y la demanda, y potencialmente abandonaría su política si la reducción de la demanda lleva a una batalla por la cuota de mercado.

"Existe potencialmente un escenario en el que se puede tener ese nivel de competencia en el mercado y cada uno actúe por su cuenta", dijo Hardy.

Señaló un escenario de demanda de petróleo de la compañía petrolera BP donde la demanda en 2030 sería considerablemente más baja que ahora, lo que sostuvo que sería un gran reto para los productores, los inversores y la OPEP.

"Pero el pronóstico de la caída de la demanda no es el escenario que esperamos y hay espacio para que los productores continúen manejando el mercado por los próximos 10 años o más y ese final está tal vez un poco más lejos, tal vez en 15 o 20 años," dijo.

 

 

Autora: Julia Payne / Traducción: Javier López de Lérida

Fuente: https://www.infobae.com/

Se avecina un nuevo exceso de crudo en el mercado

  1. Las empresas ya están alquilando petroleros para guardar el crudo
  2. Estos traders quieren aprovechar que los fletes son todavía baratos
  3. En abril el precio de los fletes se disparó ante el exceso de petróleo global

 

"Los temores a que se produzca un exceso de oferta de petróleo se están sumando al sentimiento general de incertidumbre", asegura Eugen Weinberg, analista de Commerzbank. La demanda no termina de recuperar el ritmo esperado, mientras que los nuevos rebrotes de covid-19 y el riesgo de nuevos confinamientos ponen en duda la demanda futura de petróleo. Mientras tanto, la OPEP y sus aliados no parecen predispuestos a realizar más recortes en la producción. Esta situación está llevando a que algunas firmas que negocian con petróleo empiecen a tomar medidas preventivas por si se vuelve a producir un fuerte excedente de petróleo en el mercado.

 

Algunos de los mayores traders (empresas que comercian con petróleo) de petróleo del mundo han empezado a prepararse ante el el avance del coronavirus y una demanda tambaleante. Algunas de las empresas más importantes ya están alquilando petroleros gigantes con contratos de meses de duración. De este modo pretenden estar listos para almacenar el exceso de producción y ahorrarse el elevado coste de los fletes cuando todo el mundo busca al mismo tiempo un lugar para almacenar el crudo.

 

 

Desde la agencia financiera Bloomberg creen que estos movimientos responden a las expectativas de unos comerciantes de petróleo que creen que el mercado del crudo se está moviendo hacia un nuevo superávit (más producción de crudo que consumo) después de que la OPEP + esté volviendo a recuperar sus niveles de producción tras meses de recortes.

Trafigura Group, el segundo mayor trader de petróleo independiente del mundo, ha reservado en los últimos días alrededor de una docena de superpetroleros que pueden contener un total de 24 millones de barriles de petróleo, según fuentes consultadas por Bloomberg. En total, se han concertado alrededor de 18 fletes similares con Royal Dutch Shell, Vitol Group y Lukoil, según las listas de reservas de buques analizadas por Bloomberg.

Aprovechar el 'contango'

La cuestión es que cuando existe un exceso claro de petróleo y el precio del crudo físico cae por debajo de los futuros (mercado de contango), estas empresas que transportan petróleo pueden obtener unos mayores ingresos comprando el crudo físico a las empresas que lo extraen y vendiéndolo a futuro. El problema es almacenar ese crudo cuando el mercado está saturado (por un desplome de la demanda como acaecido durante el covid). Este problema podría estar resulto para empresas como Trafigura que están haciéndose con varios buques ahora que los fletes tienen precios racionales.

Trafigura ha reservado 12 superpetroleros aprovechando el colapso en las tarifas de flete. Los precios por alquilar un súper-petrolero se han hundido desde que tocaron máximos en abril. Cuando no había espacio para almacenar petróleo se llegó a pagar hasta 400.000 dólares al día por uno de estos buques que pueden almacenar unos dos millones de barriles de crudo. Ahora, los precios han caído a unos 20.000 dólares por día. Aunque Trafigura no termine usando los buques para almacenar crudo, podría usarlos para continuar con sus entregas convencionales de petróleo, lo que reduce el riesgo.

El precio del petróleo ya ha comenzado a descontar una parte de este riesgo que supone volver a un mercado con superávit de producción. El barril de crudo Brent, de referencia en Europa, ha perdido más de un 13% en lo que va de mes de septiembre, lo que ha llevado a este barril a perder los 40 dólares.

 

Fuente: eleconomista.es

 

El crudo cae un 7% y llega a mínimos desde Junio

La abrupta caída del precio del 'oro negro' se produce un día después de que Aramco, la petrolera estatal saudí y la compañía más rentable del mundo, anunciara un recorte de sus precios

 

La cotización del precio del petróleo ha experimentado una de las mayores caídas de las últimas semanas, de en torno a un 7%, lo que ha llevado al crudo a descender hasta su nivel más bajo desde el mes de junio.

En concreto, el precio del barril West Texas Intermediate, de referencia para Estados Unidos, se ha anotado un descenso del 7,74%, hasta situarse en los 36,69 dólares. Esta cifra supone su cotización más baja desde mediados de junio.

De su lado, el barril de referencia para Europa, el de Brent, ha observado un descenso del 6,77%, hasta alcanzar los 39,77 dólares por barril. De esta forma, también se ha situado en su cotización más baja desde mediados de junio.

La abrupta caída del precio del 'oro negro' se produce un día después de que Aramco, la petrolera estatal saudí y la compañía más rentable del mundo, anunciara un recorte de sus precios de venta para octubre.

 

 

 

 

Fuente: https://www.elconfidencial.com/

View older posts »

Buscador

Deja tu Comentario!

Actualmente no hay comentarios del blog