Menu

Hacienda pone al diésel en el foco: habrá subida de impuestos en los Presupuestos

 

El Gobierno ya trabaja en un futuro más allá del coronavirus. Para ello, está armando unos Presupuestos en los que prevé mantener la mayor parte de la reforma fiscal prevista en el proyecto de Cuentas de 2019 y en el acuerdo de Gobierno pactado entre el PSOE y Unidas Podemos. Es decir, que habrá subidas de impuestos con seguridad en 2021, entre las que encontrarán el alza fiscal del diésel.

Así lo confirman fuentes del Gobierno, que indican que la apuesta por subir el gasóleo y equipararlo fiscalmente con la gasolina está en los planes de futuro del Ministerio de Hacienda.

Cabe recordar que los motores diésel y su combustible están bonificados fiscalmente para facilitar la venta de estos vehículos. Sin embargo, las evidencias del daño ambiental por las emisiones de estos vehículos han jugado en su contra, y más en un marco en el que el Gobierno apuesta por una fiscalidad verde, es decir, por un modelo impositivo que tenga en cuenta el impacto ecológico y que desincentive las tecnologías más contaminantes.

Con esta medida, que también ha sido reclamada en varias ocasiones por la Comisión Europea, el Gobierno esperaba lograr unos 600 millones adicionales de recaudación, que serán muy bien acogidos en las arcas públicas teniendo en cuenta la debacle de ingresos a la que se enfrenta la Administración por la crisis del coronavirus. Con todo, puede que el impacto presupuestario de esta medida se tenga que recalcular a tenor de la nueva situación económica.

 

El Gobierno ya trabaja en un futuro más allá del coronavirus. Para ello, está armando unos Presupuestos en los que prevé mantener la mayor parte de la reforma fiscal prevista en el proyecto de Cuentas de 2019 y en el acuerdo de Gobierno pactado entre el PSOE y Unidas Podemos. Es decir, que habrá subidas de impuestos con seguridad en 2021, entre las que encontrarán el alza fiscal del diésel.

Así lo confirman fuentes del Gobierno, que indican que la apuesta por subir el gasóleo y equipararlo fiscalmente con la gasolina está en los planes de futuro del Ministerio de Hacienda.

Cabe recordar que los motores diésel y su combustible están bonificados fiscalmente para facilitar la venta de estos vehículos. Sin embargo, las evidencias del daño ambiental por las emisiones de estos vehículos han jugado en su contra, y más en un marco en el que el Gobierno apuesta por una fiscalidad verde, es decir, por un modelo impositivo que tenga en cuenta el impacto ecológico y que desincentive las tecnologías más contaminantes.

Con esta medida, que también ha sido reclamada en varias ocasiones por la Comisión Europea, el Gobierno esperaba lograr unos 600 millones adicionales de recaudación, que serán muy bien acogidos en las arcas públicas teniendo en cuenta la debacle de ingresos a la que se enfrenta la Administración por la crisis del coronavirus. Con todo, puede que el impacto presupuestario de esta medida se tenga que recalcular a tenor de la nueva situación económica.

 

Fuente: https://www.elespanol.com/invertia/

Regresa

Comentario