Menu

El plan del Gobierno para subir el precio del diésel y la gasolina

El Gobierno tiene previsto aprobar un real decreto con el que pretende que los ciudadanos empiecen a apostar más por los biocarburantes

 

La subida del precio del carburante será un hecho si se cumplen los planes del Gobierno, que quiere aprobar un real decreto de medidas para impulsar el uso de biocarburantes contra los actuales combustibles fósiles de diésel y gasolina. Esto llevará aparejado una subida del precio del repostaje que no tendrá nada que ver con el impuesto al diésel que también se pretende implantar en algún momento.

Mientras la subida impositiva del gasoil sigue en el aire, el Gobierno quiere aprobar en el próximo mes de septiembre una nueva normativa con la que quiere subir el precio de los combustibles clásicos en los dos próximos años. Un hecho que los ciudadanos notarán en el bolsillo, aunque lo harán de forma paulatina, ya que la medida pretende encarecer estos carburantes por etapas.

 
 
 

 

 
 

Para entender por qué subirá el precio, hay que saber que actualmente los combustibles clásicos están obligados por ley a llevar un porcentaje de biocarburante en su composición. Actualmente se cifra en un 8,5% y en 2022 se pretende llegar a un 10%. Dado que los biocarburantes son más caros de obtener que los combustibles fósiles comunes, el precio final del producto tenderá a encarecerse. En 2021 la subida será hasta el 9,5%.

 

Como ya sucederá con el precio del diésel cuando se aplique el impuesto sobre el que trabaja el Gobierno desde hace meses para acabar con la contaminación derivada de ese combustible, este nuevo decreto estatal también será más perjudicial para los propietarios de un vehículo gasoil que para los de uno de gasolina. Se estima que la subida del precio del carburante diésel será de entre 2 y 4,5 céntimos de aquí a dos años y que la subida en la gasolina será de entre 0,20 y 1 céntimo hasta 2022. Algo poco apreciable en la factura.

 

 

Fuente: https://www.ideal.es/

Regresa

Comentario