Menu

El petróleo corta su desplome en plena cuenta atrás para el G20 y la OPEP

 

La semana arranca con una tregua en el petróleo, desplomado hasta un 8% el pasado viernes. El Brent sale de mínimos de más de un año y recupera por momentos los 60 dólares, en plena cuenta atrás para la cumbres del G20 y de la OPEP. La contundencia de las subidas registradas en el precio del petróleo durante los 10 primeros meses del año ha disparado la susceptibilidad de los inversores del mercado del crudo. Las turbulencias se suceden, y elevan sus niveles de volatilidad a niveles inéditos desde el año 2016, el ejercicio que comenzó con el crudo hundido en 27 dólares.

Las últimas semanas han convertido prácticamente en habitual los desplomes en el precio del crudo. En apenas diez días el crudo ha registrado tres jornadas con descalabros próximos o superiores al 6%. El pasado viernes el varapalo rozó incluso el 8% en el caso del barril tipo West Texas, de referencia en EEUU. Su cotización se hundió hasta los 50,4 dólares. En el barril de Brent, el revés del 6% arrastró su precio por debajo de los 60 dólares, hasta los 58,8, sus cotas más bajas en más de un año y un 30% por debajo de los máximos de comienzos de octubre.

 

La semana arranca con una tregua de los inversores del mercado del petróleo. La remontada cobra fuerza, y supera por momentos el 2%. Esta reacción impulsa la cotización del barril de Brent a máximos intradía por encima de los 60 dólares. El precio del barril tipo West Texas, de referencia en EEUU, recupera los 51 dólares. La mejora generalizada en los mercados mitiga las alertas latentes sobre el grado de desacaleración de la economía global, una situación que impactaría directamente en la demanda de crudo. El acuerdo europeo sobre el Brexit y la mejora en las perspectivas sobre Italia alejan al menos momentáneamente los peores escenarios previstos en Europa.


EL G20 COMO PREVIA DE LA CUMPBRE DE LA OPEP


El G20 como previa de la cumbre de la OPEPA nivel más global, las perspectivas podrían sufrir ajustes significativos este fin de semana, con motivo de la celebración de la cumbre del G20. Todos los focos en esta cita están puestos en la reunión que mantendrán los máximos mandatarios de EEUU y China. En su encuentro, Donald Trump y Xi Jinping podrían firmar la paz en su guerra de aranceles. Este acuerdo ayudaría a enfriar los temores a una desaceleración económica, y a una menor demanda de petróleo. Pero en las últimas jornadas, la magnitud del desplome del petróleo ha elevado la expectación que genera otro encuentro que se producirá en el marco de la cumbre del G20 en Argentina. El programa incluye la asistencia de los máximos mandatarios de los dos mayores exportadores de petróleo, Arabia Saudí y Rusia, que compartirán escenario con Donald Trump, el mayor azote de la OPEP en los últimos meses con sus advertencias en contra de un recorte de la producción. El príncipe saudí Mohammed bin Salman y el presidente ruso Vladimir Putin han intentado, con desigual éxito, controlar el mercado del petróleo en los dos últimos años. El pacto de la OPEP y de otros países productores como Rusia para intentar recuperar el equilibrio en el mercado del petróleo será revisado en apenas semana y media. La presencia en Argentina de los dos máximos mandatarios de Arabia Saudí, líder de facto de la OPEP, y de Rusia, líder de los países adscritos al pacto que no pertenecen a la OPEP, podría aportar novedades relevantes sobre las conversaciones existentes para avanzar en un inminente recorte de la producción. El próximo 6 de diciembre la cumbre de la OPEP estudiará aprobar una reducción de sus cuotas de bombeo que ayude a rebajar las previsiones de un exceso de suministro y, por extensión, que frene el reciente desplome en el precio del petróleo. Las filtraciones de cara a la cumbre de la OPEP apuntan a un debate que se centra en reducir la producción de crudo en cerca de 1,5 millones de barriles diarios. La propia OPEP reconocía en su informe mensual un "creciente superávit de suministro" en el mercado del petróleo, y la Agencia Internacional de la Energía cifra en unos 2 millones el excedente de crudo para la primera mitad de 2019. La efectividad del recorte que ultima la OPEP dependerá también de la flexibilidad en las sanciones impuestas por EEUU a Irán. El bloqueo entró en vigor a comienzos del mes, pero EEUU decidió otorgar exenciones a los principales compradores de crudo iraní, por lo que el impacto de estas sanciones ha sido prácticamente nulo hasta la fecha, al contrario de lo previsto al inicio de octubre, cuando el barril de Brent tocó máximos de 2014 por encima de los 86 dólares.

 

Fuente: La Expansión

Regresa

Comentario

Blog Search

Comments

Actualmente no hay comentarios del blog