Menu

El 'boom' del fracking convertirá a EEUU en exportador neto de petróleo en cuestión de meses

 

La producción de shale oil (petróleo de esquisto) ya supone más del 60% de toda la producción de crudo en EEUU. Este tipo de petróleo extraído mediante la técnica del fracking (fracturación hidráulica) está a punto de convertir a la primera potencia económica del mundo en un exportador neto de petróleo y derivados: saldrán más barriles de EEUU de lo que entran.

Según la Agencia de la Energía de EEUU ese día llegará a finales de este año o principios de 2020. La producción de shale oil supera los 8 millones de barriles por día (mbd), con regiones tan prolíficas como la Cuenca Pérmica, que ya bombea cerca de 4 mbd, el doble que Noruega y casi el triple que Venezuela. Contando el crudo convencional y el shale oil, la producción ronda los 11,9 mbd, dejando a EEUU como líder destacado en el bombeo mundial de crudo, algo que no ha permitido todavía al país ser exportador neto como Arabia Saudí o Rusia. La primera economía del mundo todavía consumo más crudo del que produce

 

produccion-shale-oil.jpg

 

Hablando estrictamente de petróleo crudo (la materia prima que se extrae del subsuelo), EEUU aún tiene parte del camino por recorrer para ser autosuficiente. Las importaciones netas son de 4,5 mbd, una caída importante si se tiene en cuenta que en junio de 2005 las importaciones netas fueron de 10,7 mbd.

importaciones-netas-petroleo-crudo.jpg

Sin embargo, las importaciones netas de petróleo crudo y otros productos petrolíferos (gasolina, destilados, diésel o queroseno) han caído hasta los 700.000 barriles por día frente a los 13 mbd que se llegaron a alcanzar durante 2005. Esta diferencia respecto al petróleo crudo se debe a que por cada barril de 'oro negro' se logra una mayor cantidad de productos refinados por los aditivos que se añaden en el proceso. Hay que tener en consideración que EEUU tiene la mayor capacidad de refino del mundo.

 

importaciones-netas-petroleo-otros-petroliferos.jpg

 

Los últimos datos muestran que EEUU está exportando sólo 2,5 mbd de petróleo crudo (hasta 2015 no podía exportar crudo). Sin embargo, las exportaciones de crudo y otros productos petrolíferos superan los 8,2 mbd, mientras que las importaciones en este mismo apartado apenas superan los 9 mbd, lo que deja a EEUU al borde de ser un exportador neto de petróleo y derivados.

sg2019031357212.jpg

La proliferación de la industria del shale oil ha cambiado de forma importante la estructura del mercado de petróleo. Más allá de que EEUU se haya convertido en el mayor productor de crudo del mundo, lo más importante es que la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) ha perdido parte de la influencian que han ejercido históricamente sobre los precios.

No obstante, la OPEP todavía controla alrededor del 30% de la producción mundial de crudo, una cantidad que se incrementa hasta casi el 45% si se suman los países que colaboran de forma estrecha con el cártel (Rusia sobre todo). Este peso podría ir disminuyendo a medida que las exportaciones (y la producción) de crudo de EEUU sigan ganando peso y el mundo vaya reduciendo la intensidad en consumo de crudo en favor de las energías alternativas.

 

El propio Banco Central Europeo explicaba esta situación en unos de sus últimos boletines mensuales. "Aunque la OPEP y otros destacados productores que cooperan con esta organización ahora tienen un papel algo menos relevante, siguen influyendo considerablemente en la evolución de los precios del petróleo".

Arabia Saudí y sus socios aún "desempeñan un papel importante", pero su influencia es muy inferior a la de antaño. "Con todo, la estrategia de la OPEP de reducir los precios en 2014 y 2015 no consiguió expulsar del mercado de forma permanente a la producción de petróleo no convencional de Estados Unidos, lo que sugiere que, en horizontes de largo plazo, la capacidad de esta organización para estabilizar los precios en torno a los niveles deseados ha disminuido". EEUU y el fracking tienen gran culpa de esto. 

 

 

Autor: Vicente Nieves

Fuente: ElEconomista.es

 

Regresa

Comentario

Blog Search

Comments

Actualmente no hay comentarios del blog