Menu

Alarma en gasolineras

Las estaciones de servicio lo tienen claro. El impuesto sobre el diésel se dejará notar en las ventas. Así lo afirman desde un sector que espera una bajada de las ventas inmediata, que será distinta en función de si la estación de servicio se encuentra en la ciudad o fuera de ella.

El sector de las gasolineras ya ha denominado a la tasa que pretende establecer el Ejecutivo como el dieselazo. Sus efectos serán más moderados en las gasolineras urbanas, donde el cliente usa el combustible para desplazamientos particulares. Más acusados serán en las interurbanas, en las que se abastecen los transportes de empresas, las cuales -a juicio de la APES- intentarán "reducir al máximo" los costes. En este punto, conviene recordar que el transporte por carretera es el medio más utilizado dentro de la logística de distribución en España.

El Gobierno asegura que fijará exenciones para estas empresas, pero la duda surge entre los propietarios de las estaciones de servicio: "¿Quién realizará la criba para saber si un cliente que está repostando es particular o profesional?". La patronal de las gasolineras teme que finalmente sean los responsables y trabajadores de estos negocios los que acaben ejerciendo de "recaudadores de impuestos" en unas circunstancias que se volverán en contra de su economía.

El colectivo de transportistas prevé que los costes se encarezcan en 5.500 euros por camión cuando entren en vigor las medidas restrictivas sobre el diésel. En cuanto a los conductores particulares, aquéllos que reposten dos veces al mes tendrán que pagar unos 173 euros más al año.

El sector asegura que hay maneras más eficientes de recaudar impuestos. Además, dicho colectivo aboga por que las medidas anunciadas se adopten con un mayor consenso, si se tiene en cuenta que el PSOE gobierna con 84 diputados. Apuestan también por fomentar el desarrollo de las I+D+i en las plantas españolas con el fin de reducir las emisiones de dióxido de carbono en los vehículos.

La bajada de ingresos en las estaciones de servicio conllevará, irremediablemente, a la pérdida de empleo, ya que el dieselazo coincidirá en el tiempo con las nuevas actualizaciones y medidas que hay que implantar con motivo de la reciente modificación de la norma técnica.

Los cambios no se detienen aquí. La pasada semana se anunció que a partir del 12 de octubre entrará en vigor una nueva denominación de los combustibles, que atiende a la unificación que persigue la Unión Europea. El sector apunta que el nuevo etiquetado ni sustituye ni modifica la información que se facilita en la actualidad en las estaciones de servicio. Aunque, eso sí, dicho requisito supone otro coste para el sector, ya que al tratarse de etiquetas homologadas a nivel europeo se han de adquirir de forma obligatoria en la entidad Aenor, que es la única autorizada en España para su difusión.

 

Fuente: www.granadahoy.com

Regresa

Comentario

Blog Search

Comments

Actualmente no hay comentarios del blog